se hace camino al andar

se hace camino al andar

31 diciembre, 2008

EL REGALO DE LOS TRABAJADORES



Por: Jesús Silva R.

A propósito de las festividades decembrinas, originadas por reminiscencias gringas y judeocristianas...

La desigualdad existente en la historia de la humanidad desde sus tiempos más remotos y que se ha extendido por el mundo en los últimos cinco siglos de capitalismo, ciertamente ha sembrado una ideología profundamente individualista en los seres que se han desarrollado en este entorno. Aunado a la cultura del individualismo, perdura ese instinto humano general de lucha por la supervivencia y búsqueda del mayor confort que conduce a los más beneficiados del régimen imperante a aferrarse a sus privilegios, sin importar que su bienestar provenga de la expropiación de los frutos del trabajo ajeno y el sufrimiento de las grandes mayorías sociales.

Por estas razones, al adentrarnos en un análisis científico, comprobamos que los principales conflictos acaecidos en nuestra historia se han producido en el marco de una feroz lucha de clases y que de ello se desprende la génesis de toda revolución: Por una parte, que la burguesía obra inescrupulosamente por preservar las condiciones que la favorecen (propiedad privada industrial) y que jamás renuncia pacíficamente al estatus que ha alcanzado; y que por otra parte, los excluídos y vilipendiados de toda la vida insurgen violentamente por conquistar la existencia digna que siempre les ha sido negada.

Así las cosas, es comprensible que al plantearse la feliz idea de una revolución para instaurar la plena justicia social, vemos que los niveles de compromiso y los grados de identificación no serán los mismos entre ricos y pobres. Que los más humildes tienden a ser la fuerza impulsora de los cambios reivindicativos, mientras que los pudientes se disfrazan para defender sus parcelas y oponerse al progreso colectivo. Esta aseveración, lejos está de constituir un dogma, es más bien el reconocimiento de una tradición caracterizada por la pugna entre explotadores y explotados. Es, en resumidas cuentas, el producto de la reflexión metódica y serena de quienes durante décadas hemos militado en la lucha científica por construir una sociedad sin clases.

Hallándonos actualmente en "festividades" donde por reminiscencias gringas y judeocristianas muchos venezolanos formulan deseos para el año que se aproxima, los revolucionarios criollos (ajenos al tradicionalismo y a la superstición, pero buenos entendedores del sincretismo popular) acompañamos la manifestación de buenos augurios para este 2009 en unión familiar y comunal, resaltando que nuestras declaraciones no coinciden con las del convencionalismo burgués, pues lejos de esperar obsequios de centros comerciales, caídos del cielo o traídos por Santa Claus, optamos por ratificar nuestro compromiso proletario, como clase más comprometida e identificada con la revolución desde el sindicato, la fábrica, el abasto, la mina, el almacén, la oficina, el campo y el boulevard. Este nuevo año, unidos como pueblo seguiremos construyendo nuestro mejor regalo para toda la humanidad: El Futuro Socialista.

VER PUBLICACIÓN EN:

http://www.aporrea.org/ideologia/a69286.html

http://www.kaosenlared.net/noticia/el-regalo-de-los-trabajadores

25 diciembre, 2008

LA UNIDAD SINDICAL EN VENEZUELA: INSTRUMENTO DE LOS TRABAJADORES POR EL SOCIALISMO


Por: Jesús Silva R.

A la luz del Socialismo Científico, necesario es afirmar sin vacilación que estos diez años de Revolución Bolivariana reflejan el desarrollo de auténticos procesos de liberación nacional y liberación social que conducen a nuestro pueblo a escenarios favorables para una transición hacia el Socialismo como nunca antes se había logrado en nuestra historia.

Téngase en cuenta que en ese primer escenario referido a la consolidación del Estado soberano (liberación nacional), se ha materializado una ruptura contra el histórico esquema de dominación en que Venezuela era sujeta a la condición de colonia del Imperio norteamericano; ello se comprueba en el hecho de que Chávez ha enterrado a las cúpulas gerenciales que autónomamente administraban la riqueza venezolana al servicio de intereses transnacionales y que hoy se impone progresivamente un nuevo modelo económico que otorga una clara prioridad a la inversión social para beneficio de todos los venezolanos y en especial de los más humildes.

Ahora bien, en el largo camino que implica todo proceso de transformación, ciertamente el ámbito de la liberación social resulta el más complejo de todos, por cuanto si en el escenario anterior puede avanzarse considerablemente teniendo como plataforma un gobierno en verdad nacionalista que defienda consecuentemente los intereses de la república frente a las injerencias de potencias extranjeras; en el plano social no podrá hablarse de liberación hasta que no se produzcan cambios reales que propendan a la igualdad de clases. En este último caso, la victoria popular no se alcanzará mediante la promoción de un Estado de bienestar social que simplemente se limite a incrementar los beneficios que se le conceden a los explotados bajo un intocable régimen capitalista.

En efecto, solo podrá transitarse al socialismo produciendo una revolución en el seno de esa inmensa masa humana que con su esfuerzo físico e intelectual genera los bienes y servicios que hacen posible la supervivencia de toda la sociedad; y esa no es otra que el proletariado (la clase trabajadora). He allí la encrucijada que se nos plantea a los revolucionarios con relación al papel de los trabajadores y el sistema que debe predominar sobre la propiedad y administración de los grandes medios de producción. Mientras que por un lado, los reformistas anhelan asaltar el poder para hacer concesiones a la burguesía y preservar la vieja propiedad privada; por el otro, los camaradas revolucionarios luchamos por seguir impulsando el modelo de protagonismo social de los trabajadores con sólidas posturas revolucionarias.

Siendo la nuestra, una revolución pacífica y democrática que excluye las formas violentas, indispensable será construir consensos sociales, ganar elecciones, sumar voluntades y conquistar nuevos espacios políticos, pero jamás conciliando con los enemigos de clase; sino construyendo políticamente un bloque progresista de alianzas regido por la ideología clasista revolucionaria. Esto solo será posible si realmente se cree en la clase obrera como sujeto histórico del socialismo y se trabaja en función de su plena unificación para convertirla en el estamento social de vanguardia. En este contexto, respaldamos la bandera de la plena unidad sindical en Venezuela como legítimo instrumento revolucionario de los proletarios por el Socialismo, pues solo podremos concretar una revolución triunfante con una clase trabajadora que se haya dado forma orgánica a si misma y haya asumido sus desafíos históricos con identidad de clase y firme vocación de poder.

http://www.kaosenlared.net/noticia/unidad-sindical-venezuela-instrumento-trabajadores-socialismo

08 diciembre, 2008

RAZONES DE LA ENMIENDA REVOLUCIONARIA


Por: Jesús Silva R.

El llamado del presidente Chávez a activar la campaña por la enmienda constitucional es un acto político de inmensa trascendencia en defensa de la revolución socialista luego de la importante victoria lograda en las recientes elecciones regionales y no cabe duda que el poderoso liderazgo del comandante ha sido ratificado una vez más mediante un contundente respaldo popular. Sin embargo, aunque ha quedado reafirmado que los bolivarianos somos mayoría, no podemos obviar desde una perspectiva autocritica que hemos cedido importantes espacios de poder a la burguesía y ello nos obliga a la formulación de una sólida respuesta revolucionaria. Con certeza, la propuesta de reelección presidencial golpea a las fuerzas antisocialistas y les demuestra que la mayoría del pueblo venezolano apoya la continuidad de Chávez porque entiende que su liderazgo histórico es garantía de la unidad revolucionaria y el motor indispensable para la profundización del proceso bolivariano.

Hoy más que nunca cuando los nuevos gobernadores antichavistas han desplegado una campaña de intimidación, hostilidad y agresiones contra el pueblo, sus misiones y sus espacios políticos, se evidencia (tal como lo habíamos advertido con anterioridad al 23 de noviembre) que estos personajes fascistas están muy lejos de comprometerse con las normas de convivencia democrática establecidas por la Constitución que les permitió acceder a sus cargos y que por el contrario vuelven al ataque por la misma senda de la conspiración, el sabotaje y el golpismo.

Ante tales hechos, la revolución contesta con un acto legítimo de poderío político, fundamentado en el principio supremo y universal de la soberanía popular como lo es la propuesta de reelección presidencial continua y con ella que sin más demoras se efectúe una consulta electoral para que el pueblo decida soberanamente sobre su destino: Proseguir el rumbo de total independencia frente a las potencias extranjeras (el Antiimperialismo) y liquidar la explotación del hombre por el hombre, es decir el Socialismo.

Para defender las grandes conquistas sociales alcanzadas en estos últimos diez años, para sostener el gobierno popular que ha rescatado la riqueza nacional y que la distribuye en el marco de la justicia social, por la vigencia plena de los derechos humanos, por la igualdad entre la mujer y el hombre, por la reivindicación de los obreros, los campesinos, los estudiantes, los artesanos y los comerciantes informales, por un modelo económico inclusivo basado en la propiedad social de los medios de producción, por una América Latina antiimperialista y para nunca más volver al pasado infausto en que fuimos sometidos a la dictadura de burguesías al servicio del Imperio Yanqui: Nuestro pueblo reafirmará mediante su enmienda revolucionaria que Hugo Chávez no se irá.

VER PUBLICACIÓN EN:

http://www.aporrea.org/actualidad/a68208.html

http://www.kaosenlared.net/noticia/razones-enmienda-revolucionaria

03 diciembre, 2008

ELECCIONES DEL 23 DE NOVIEMBRE: AMANECERÁ Y VEREMOS


Por: Jesús Silva R.

Como de costumbre, los empresarios privados de la desinformación y los dirigentes políticos pitiyanquis insisten en torcer la realidad política de la nación mediante la falsa afirmación de que el presidente Chávez fue derrotado en las elecciones regionales del 23 de noviembre. Nada más divorciado de la realidad, cuando la verdad objetiva nos revela que el chavismo ha obtenido el 70% de respaldo popular en lo que concierne a gobernaciones y el 80% en alcaldías. Mal podría la opinión pública tomar con seriedad al bando opositor en su canto de "victoria en las regiones más importantes" refiriéndose a las gobernaciones en Zulia, Miranda, Carabobo, Táchira, Nueva Esparta y la Alcaldía Metropolitana ya que urge reflexionar sobre que tales triunfos están sustentados en ventajas porcentuales muy estrechas y que al mismo tiempo fueron derrotados en la mayoría de esas alcaldías.

No obstante, vale la pena evidenciar la inmensa verdad hasta ahora oculta en esta campaña mediática post electoral, pues la discriminación que se ha pretendido establecer entre supuestos estados más importantes y otros menos importantes tiene un significado infame que no puede pasar desapercibido ante la conciencia política de nuestro pueblo, tanto para chavistas como para antichavistas. Nótese que cuando se afirma que Zulia significa más que Barinas o que Miranda significa más que Yaracuy sin importar la cifra total de votantes en cada contienda es porque el criterio escuálido para calificar la importancia de un determinado estado se sustenta primordialmente en la riqueza económica de la zona por encima de la estima hacia los ciudadanos.

Naturalmente nuestro análisis no puede dejar de denunciar el desprecio de los políticos oligarcas hacia nuestra clase popular ya que el demostrar abierta preferencia hacia los estados ricos equivale a otorgar mayor valor al voto de un empresario que al voto de un trabajador. Es pues concebir al país desde una perspectiva bochornosamente aristocrática y neoliberal que estipula ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda. Ciertamente la burguesía ha insinuado que Chávez fue derrotado en los sectores sociales educados y que solo le queda el apoyo de las capas sociales "más atrasadas".

A todas luces la derecha venezolana ha tenido mayor interés en conquistar el gobierno de regiones provistas de recursos naturales para traficar con ellos hasta donde les sea posible y de apoderarse de territorios con apreciable desarrollo industrial para negociar con los empresarios capitalistas; de manera que en el fondo de su discurso falaz y arrogante subyace también el sentimiento macabro de haberle puesto la mano a parte de nuestra riqueza nacional con dos fines estratégicos: Consolidarse como elite político económica y financiar una nueva campaña golpista. Ante el futuro, solo nos resta decir: Amanecerá y veremos.

VER PUBLICACIÓN EN:

http://www.aporrea.org/actualidad/a67902.html

http://www.kaosenlared.net/noticia/elecciones-23-noviembre-amanecera-veremos

22 noviembre, 2008

ELECCIONES COMO INSTRUMENTO REVOLUCIONARIO

Por: Jesús Silva R.

No es lo mismo votar para escoger entre dirigentes títeres de la oligarquía que ejercer el derecho constitucional al sufragio para respaldar un proyecto popular de transformación revolucionaria. En tiempos de la cuarta república, aunque se votaba religiosamente cada cinco años, las principales opciones electorales estaban sujetas a los dos viejos partidos populistas que acaparaban la escena bajo las órdenes del Imperio Yanqui, la entidades transnacionales y Fedecamaras.


Indudablemente que hoy en día el escenario es otro, pues en esta década cada certamen electoral nos plantea en esencia la pugna entre dos propuestas de país, la primera seguir avanzando hacia el socialismo; y la segunda, retroceder a nuestro infame pasado como colonia norteamericana. Socialismo versus Capitalismo es el dilema histórico que nos presenta el actual proceso político, es decir, la posibilidad real de un cambio profundo en nuestro modelo de Estado.

Fundamental es en esta etapa subrayar lo que cada camino representa, regresar a la falsa democracia puntofijista sería arrancarle al pueblo venezolano la amplia gama de derechos sociales que ahora tiene garantizados, sería liquidar las misiones revolucionarias que promueven nuevas oportunidades de estudio, pasando por los proyectos de economía comunal, la salud gratuita, la atención a los sectores más desasistidos, hasta llegar a la privatización de las industrias básicas que hoy han sido recuperadas por el Estado revolucionario.


Evidentemente que el proyecto socialista encabezado por el comandante Chávez y las fuerzas populares que consecuentemente lo respaldan, esta claramente basado en el justo reparto de nuestra riqueza petrolera para impulsar el desarrollo económico y social de la nación con especial atención a la clase popular. En efecto el rescate de PDVSA (secuestrada por una gerencia antipatriótica hasta el año 2002) y la renacionalización de importantes industrias como la del hierro y el acero, el cemento y el sector bancario constituyen una demostración contundente e inobjetable de restitución de nuestra soberanía, pues ahora la estructura económica fundamental del país ha sido puesta al servicio de los intereses patrióticos y no de oligarquías nacionales o extranjeras.

El acertado plan económico del presidente implica también hacer justicia en las relaciones de trabajo a lo interno de las empresas y centros productivos recuperados, es decir, la acción efectiva del Estado Revolucionario en función de garantizar la plena vigencia de los derechos laborales de toda la clase trabajadora venezolana para que nunca más se reproduzcan las violaciones y atropellos que han caracterizado a la administración de las empresas privadas.

Para no perder lo conquistado en nuestra extraordinaria Revolución Bolivariana, el pueblo cada vez más asume los nuevos eventos electorales con una mayor conciencia política comprometida con la defensa de sus intereses como clase popular; pues entiende que ya no se trata de elegir a meros representantes de la burguesía farsante sino de respaldar su avance como protagonista hacia la nueva sociedad socialista.

VER PUBLICACIÓN EN:

http://www.aporrea.org/actualidad/a67396.html

http://www.kaosenlared.net/noticia/elecciones-como-instrumento-revolucionario

21 noviembre, 2008

LOS WASP EN LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA


Por: Jesús Silva R.
La Ciencia de Unir y Dividir Para Ejercer el Poder...

Nuestra ideología revolucionaria defiende la idea de que solo las mayorías pueden impulsar las grandes transformaciones sociales, al mismo tiempo que no ignora que durante buena parte de la historia han sido las clases minoritarias quienes han dominado el mundo y explotado al resto de la humanidad. Esclavistas, señores feudales al igual que los despiadados capitalistas actuales han organizado sociedades basadas en el robo de las riquezas generadas por el trabajo de otros. Solo contadas revoluciones de rango excepcional han alcanzado, cada una en su tiempo y medida, dar respuestas parciales al ancestral clamor de los pueblos por hacer de la justicia social una realidad absoluta y duradera.

Observando el listado universal de esas minorías todopoderosas que ejercen su dictadura sobre naciones y continentes enteros, nos resulta prioritario referirnos a ese sector que en siglas inglesas se le conoce como "WASP" (White, Anglo-Saxon and Protestant). Dícese del minúsculo grupo "Blanco, Anglo-Sajón y Protestante" que hasta la presente fecha reina en los EEUU (independientemente de la coloración facial del presidente) y que surge a inicios del siglo XX arremetiendo brutalmente contra las etnias, nacionalidades y religiones ajenas a su estirpe. La filosofía de los WASP se fundamenta en el más rancio conservadurismo social expresado en una multiplicidad de antivalores tradicionales como furibundo anticomunismo, radicalismo religioso, racismo y esquema patriarcal.

Interesante es precisar los elementos que posibilitan que una secta sea capaz de controlar durante un siglo a una nación policlasista, multicultural y etnodiversa que ocupa tan protagónico lugar en la escena geopolítica, habida cuenta que las características que la identifican no son las más afines con la mayor parte de la sociedad donde coexiste. Es justamente la exitosa imposición de la ideología WASP (adoctrinamiento moral) sobre el gran conglomerado social lo que oxigena y fortalece a este imperio, ciertamente la historia evidencia que las minorías logran gobernar sobre las mayorías cuando logran dividirlas en el ámbito de sus intereses comunes; de allí que impidan la unificación de los excluidos en un solo bloque Anti WASP y promuevan su debilitamiento mediante la conformación de una variedad de movimientos sociales con agendas de lucha separadas.

Sería arduo inventariar toda la gama de organizaciones que subsisten en EEUU actuando en subdivisiones que permanecen desvinculadas las unas de las otras. Quizá pudiésemos destacar el movimiento racial: Negros, latinos, asiáticos. El religioso: Musulmanes, hinduistas, budistas, ateos, entre otros. El sindical: Federaciones y corrientes orientadas por tendencias divergentes. El de género: Frentes con ideologías feministas antagónicas; etc. A todas luces, el régimen político yankee sería radicalmente transformado si todos esos actores segregados priorizaran los fundamentos que deben unificarlos alrededor de un solo instrumento de acción política (un partido, plataforma o coalición).

Es precisamente la condición de explotados la verdad científica y objetiva que tiene que integrarlos por encima de cualquier otro aspecto y que demanda de ellos una elevada conciencia clasista para ejercer una política revolucionaria que permita sumar y no restar al servicio la liberación social. Necesario es concluir que mientras los explotados insisten en dividirse, incuestionablemente por falta de visión histórica, los explotadores perpetúan su dominio porque saben unir donde tienen que hacerlo y saben dividir donde mejor les conviene.

VER PUBLICACIÓN EN:

http://www.kaosenlared.net/noticia/wasp-estados-unidos-america

08 noviembre, 2008

EL IMPERIO NECESITABA INVENTAR A OBAMA


Por: Jesús Silva R.

El rostro embebido en lágrimas del reverendo Jessie Jackson ante CNN luego de confirmarse la victoria de Obama ciertamente fue conmovedor. En efecto, para bien o para mal, el pasado 4 de noviembre quedará inscrito en la historia de ese país como fecha de un acontecimiento impensable: La llegada de un hombre negro a la Casa Blanca. Por instantes me permití regresar a mis memorias infantiles, veinte años atrás, cuando el propio Jackson intentaba una hazaña semejante en contienda por la nominación del Partido Demócrata.

Como crónica de su fabulosa y malograda campaña, alguien escribió: No hay duda que Jessie es el mejor hombre para ser presidente de los Estados Unidos pero jamás podrá lograrlo y eso se debe a una sola razón: Es negro. Sin dudas que aquella nominación de 1988 (su segunda y final tentativa en la que capturó casi siete millones de votos y venció en 11 estados antes de perder con Dukakis) representaba la valiente vocación de poder de nuestra querida comunidad negra desafiando al orden social en EEUU ya que su campaña se centraba en la Revolución de los Derechos Civiles. La bandera y la prestigiosa trayectoria del candidato nos permitía soñar con un futuro de igualdad social y racial en la nación más segregacionista del mundo y sus palabras rescataban lo más sublime de la histórica declaración "I Have a Dream" (Tengo un sueño) de su mentor asesinado: el inolvidable Martín Luther King Jr.

Sin embargo, más allá de la raza, Obama y Jackson nada tienen en común. Este nuevo gobierno podría frustrar a los optimistas y enseñarnos que el elemento racial no garantiza una identidad política. El tiempo lo dirá. Lo indiscutible es que este nuevo presidente emanado de la aristocracia no posee vínculos con esa maravillosa, multicultural, etnodiversa y amplísima constelación de movimientos sociales existentes en Norteamérica que durante décadas han conformado un importante bloque de resistencia contra el régimen gringo tradicional tanto en su faceta interna de discriminación y explotación capitalista como en sus desmanes imperialistas y crímenes de guerra en el ámbito exterior. De ningún modo ha sido la candidatura del señor Obama una expresión de las masas populares que luchan por sus derechos violados ante la indiferencia de los dos partidos del régimen (Demócrata y Republicano), que más que funcionar como verdaderas organizaciones políticas, son más bien megaconsorcios de la burguesía para la fabricación de "presidentes" y marionetas.

En este infame modelo constitucional yanqui donde se proscribe la elección libre, universal y directa, rige un esquema antidemocrático de elecciones de "segundo grado" mediante el cual el pueblo no elige al presidente, sino que designa a "delegados" para que éstos lo elijan en el marco de un dudoso sistema denominado "colegios electorales" que a su vez están controlados por las dos corporaciones ya señaladas. La realidad revela que cada cuatro años la Elite Yanqui necesita refrescarse ante la gente por la comisión de tantas monstruosidades, que para ello se organiza administrativamente en dos compañías (partidos) y crean un producto (candidato) que garantice la vigencia de sus intereses grupales pero que a la vez reúna cualidades suficientes para apaciguar y simpatizar al mercado (pueblo). Es evidente que tras 8 años con Bush el balance general es nefasto: Quiebra nacional de los bancos, alarmante crisis económica y aislamiento internacional. Aunque no sucedan cambios importantes en EEUU, si de infundir la calma se trata: El Imperio necesitaba inventar a Obama.

VER PUBLICADO EN:

http://www.aporrea.org/tiburon/a66838.html

http://www.kaosenlared.net/noticia/imperio-necesitaba-inventar-obama

02 noviembre, 2008

NUESTRO DEBATE CONTRA AGUSTÍN BLANCO MUÑOZ


NUESTRO DEBATE CONTRA AGUSTÍN BLANCO MUÑOZ

Por: Jesús Silva R.
En la que en época pasada fuera el epicentro de una vibrante izquierda estudiantil, fui invitado a un debate poco esperado. Se trataba de un evento con lugar en la Universidad Central de Venezuela, sobresaliente Alma Mater que solía reunir a pujantes ideólogos revolucionarios pero que en la actualidad se encuentra severamente sofocada por una suerte de "Neo Derechismo"; entiéndase por esta última expresión, la pseudo ideología de un minoritario cogollo de profesores que durante años militaron en las filas del movimiento popular pero que con el advenimiento de Hugo Chávez a la presidencia, curiosamente optaron por renegar de su mejor historia política y se subordinaron a las directrices de la lumpen burguesía a la que siempre dijeron combatir.
Fue así que llegué a la UCV, uno de esos últimos santuarios de la aristocracia educativa que, junto con las Universidades Católicas y algunos otros pseudo templos universitarios, concentran (según sus dirigentes) lo más iluminado del academicismo venezolano. Al evento me acompañaban camaradas ex militantes del PCV, entre ellos el dirigente popular de Catia, José Blanco. Se planteaba como tema central a discutir: ¿Cómo construir un nuevo poder en Venezuela? Vale decir que con pulcro respeto, el Doctor en Historia y dirigente antichavista, Agustín Blanco Muñoz me invitó a participar en representación del sector chavista revolucionario, en virtud de la recomendación que le hiciera el Presidente del Partido Comunista de Venezuela y amigo personal de quien suscribe: Jerónimo Carrera.
Conocí a Agustín personalmente aquella noche y me resultaba fascinante que sesenta militantes del partido reaccionario Bandera Roja estuviesen esperándome, dentro y fuera de la sala de reuniones para manifestarme su reacción ante el discurso que yo pudiera emitir. Digo que recibí este desafío con satisfacción pues nada más reconfortante que enfrentar los peligros y amenazas del enemigo, sin temores ni repliegues y siempre con la digna Bandera del Socialismo Científico. Para aquel mes del año 2008, era reciente la quema de la Escuela de Trabajo Social en la UCV y varios de los presuntos responsables del crimen me acompañaban esa noche para enfrentarme. De modo que si de confrontar a los enemigos políticos se trataba, la mesa estaba perfectamente servida en su propio terreno.
Sentí la plena confianza de plantearle al conglomerado juvenil allí presente, los conceptos fundamentales de nuestra intransigente cosmovisión socialista científica y así lo hicimos. Abiertamente elevamos nuestra bandera en aquel reducto fundamentalista (ciertamente la "boca del lobo"). Bastó desarmar a nuestros contrincantes con el veraz planteamiento de que la identidad clasista obrera es la génesis de nuestra filosofía y que ello prevalece sobre la trampa populista de las rancias cúpulas de los partidos políticos. "Burgueses contra Proletarios es el dilema de la humanidad", así se lo machacamos entre sus cejas a los muchachos fascistas y les advertimos que siendo hijos de humildes asalariados que con esfuerzo han costeado sus estudios, mal pudieran ellos sentir un mayor grado de identificación con los intereses de Lorenzo Mendoza (Dueño del consorcio Polar) que con un obrero de la construcción.
Que por tanto, si en sus mentes existe conciencia de ello, la obligación histórica de la clase trabajadora es la defensa de este gobierno revolucionario y popular. Finalmente, mientras que afuera de la sala nos esperaba nuestro operativo militar para batirnos puño a puño contra una eventual guarimba, una insólita gama de aplausos y un apretón de manos con los ucevistas conservadores marcaron el cierre de nuestra presentación en tarima.

VER PUBLICACIÓN EN:

19 octubre, 2008

EL LIDERAZGO HISTÓRICO DEL PRESIDENTE CHÁVEZ


Por: Jesús Silva R.

Garantía de unidad política revolucionaria.

Una victoria de las fuerzas políticas leales al proceso revolucionario encabezado por el comandante Chávez en este venidero evento electoral del 23 de noviembre impulsará el avance del pueblo venezolano hacia el Estado democrático y social de Derecho y de Justicia así como el desarrollo de un modelo político garantista de los derechos humanos y sociales donde existan cada vez menos seres explotados y excluidos. Sin embargo, no es menos cierto que un sereno ejercicio de análisis sobre un improbable escenario de derrota electoral contra los bolivarianos nos permitiría esbozar las principales consecuencias de semejante desdicha política. Por lo tanto, bien vale la pena pasearnos por este ámbito, en el entendido que nuestro propósito es precisamente contribuir a la profundización de la conciencia ideológica popular respecto a la defensa de sus intereses y conquistas de clase.

Si los partidos de la nefasta burguesía venezolana se apoderasen de un importante número de gobernaciones y alcaldías, la oposición gozaría de condiciones favorables para el renacimiento de su vocación fascista, tal como sucediera en aquel infausto año 2002. Con toda certeza, utilizarían los espacios regionales de gobierno como plataforma político financiera para el relanzamiento de sus campañas de agresión y sabotaje sistemático contra los programas del ejecutivo nacional. Se convertiría el año 2009, en un período de grave retroceso para el movimiento revolucionario y en la fase de recomposición de fuerzas pro imperialistas, antipopulares y subversivas organizadas para delinquir contra la institucionalidad democrática. A su vez, esa negativa alteración del mapa político motivada por la pérdida de espacios anteriormente conquistados por el chavismo, comprometería seriamente la posibilidad de presentar con éxito al país una propuesta de enmienda constitucional que conceda la opción de reelección presidencial sin más restricciones, pues a todas luces, la preservación del liderazgo histórico de Chávez constituye un elemento fundamental para la supervivencia de nuestra joven Revolución Bolivariana.

Seguramente habrá "pensadores democratistas" que invocarán con ligereza el principio burgués de la alternabilidad democrática para así justificar que es necesario ir buscando un sucesor a Chávez una vez que haya concluido su período gubernamental. Dicen algunos que ello fortalecería las bases orgánicas de una vanguardia revolucionaria basada en la "dirección colectiva". No obstante, parecieran no visualizar con suficiente claridad que no debemos crearnos dogmas sobre la alternabilidad o cualquier otro principio cuando una revolución es asediada por feroces enemigos externos e internos y se encuentra ante la necesidad prioritaria de defenderse y preservarse. Desconocer estas consideraciones sería favorecer el triunfo de la derecha antisocialista, tanto en el terreno electoral como en cualquier otro. Ciertamente el liderazgo histórico del presidente ha sido por más de una década como hasta hoy: Garantía de unidad política revolucionaria.


11 octubre, 2008

HIPOTECAS BASURA ¿A QUIÉN SE LAS HARÁN COMER?


Por: Jesús Silva R.

Comentan los "especialistas" que todo comenzó con la proliferación de un peculiar tipo de hipotecas de alto riesgo dirigidas especialmente a clientes de modestos recursos para adquirir vivienda. Cuentan que el tipo de interés era más elevado que los demás préstamos personales, que las comisiones bancarias eran mucho más costosas y que los bancos gringos burlaron el límite que la Reserva Federal había impuesto a la concesión de este tipo de anticipos. Era evidente que una bomba de tiempo había sido activada y que más temprano que tarde, el pueblo trabajador terminaría siendo la víctima.

Este 2008, la poderosa bomba especulativa ha estallado en la nación que se proclamaba ante el mundo como el modelo de sociedad perfecta y las bases financieras de su fraudulento sistema se han calcinado. Las repercusiones sociales derivadas del hecho lucen cada vez más desastrosas. Lo que acontece en EE.UU. no es simplemente la quiebra de importantes consorcios bancarios, sino el pacto siniestro entre la elite financiera y el Estado Imperial para legitimar su sistema de robo y especulación permanentes contra los bolsillos del pueblo estadounidense.

No puede ser otra la apreciación sobre estos hechos cuando por una parte se producen mil millonarios auxilios financieros a entidades quebradas como Fannie Mae, Freddie Mac, Merrill Lynch y el complejo Lehman Brothers, entre otros; y por la otra, se desampara a miles de familias trabajadoras que diariamente pierden los ahorros de toda su vida, a millares de obreros que son despedidos injustificadamente y a igual número de deudores hipotecarios que duermen en las calles luego de haber sido expulsados de sus hogares.

Por estos días, los candidatos a la Casa Blanca nos intoxican con debates superficiales. Obama tritura al envejecido McCain por ser la réplica de Bush, mientras que el republicano intenta decapitar al moreno por su inexperiencia política y supuesta debilidad ante Chávez, Ahmadineyad y Kim Yong-il. Mientras tanto, la complicidad del Bipartidismo gringo juega con la mayor quiebra bancaria de la historia con un "plan de emergencia" según el cual el Departamento del Tesoro y la Reserva Federal inyectarán 700.000 millones de dólares para atender las "hipotecas basura" ¿A quién se las harán comer?

VER PUBLICACIÓN EN:

http://www.aporrea.org/internacionales/a65326.html

http://www.kaosenlared.net/noticia/hipotecas-basura-quien-haran-comer

27 septiembre, 2008

LIBRO HOMENAJE A PEDRO ORTEGA DÍAZ: EL ABOGADO DE LOS TRABAJADORES



Por: Jesús Silva R.

Nuestro presidente Hugo Chávez, con motivo a la partida de nuestro homenajeado, expresaría textualmente: "Pedro fue un ejemplo y seguirá siendo un ejemplo. Lo quise, lo quiero y lo querré siempre, como un padre; aprendí mucho de él y de ustedes, los valientes comunistas venezolanos; cuenten siempre conmigo".

Hoy anunciamos la ansiada concreción de este primer reconocimiento literario a uno de los más insignes defensores de la clase obrera en la patria bolivariana. Setenta años de incansable lucha revolucionaria en Venezuela y siempre dentro del movimiento comunista internacional, certifican, sin discusión, que hablar de Pedro Ortega Díaz es referirse a uno de esos héroes de carne y hueso que han consagrado su vida sin descanso a la realización de una sociedad sin injusticias. "Pedro el insustituible" es el título de la obra en la cual se narran pasajes y experiencias de quien hasta su desaparición física fuera el presidente del Partido Comunista de Venezuela y el abogado de los trabajadores.

En esta meritoria obra, trece de los amigos que le seguimos en diversas etapas de su brillante y prolongada trayectoria, hemos ensamblado una recopilación de buena parte de sus desafíos y gestas para presentarle al país un testimonio fehaciente del legado ético, jurídico, político y humano de este extraordinario dirigente popular y co-redactor de las últimas dos constituciones republicanas.

Figuran en este trabajo los aportes de: Jerónimo Carrera, actual presidente del PCV. Eduardo Gallegos, recordado dirigente comunista. Juan Rafael Perdomo y Emiro García Rosas, ambos magistrados del Tribunal Supremo de Justicia. Ramón Losada Aldana, Elio Gómez Grillo y Fermín Toro Jiménez, prestigiosos Doctores en Derecho. Luís Cipriano Rodríguez, historiador. María del Mar de Lovera, viuda del camarada Alberto. Virgilio Oropeza, dirigente obrero. Antonio Manrique, periodista. Yury Weky, licenciada en letras. Los hijos de Pedro Ortega; y quien hoy suscribe esta reseña, Jesús Manuel Silva Rivas, militante revolucionario.

Parafraseando mis propias reflexiones sobre quien permanece dentro de mis mayores afectos, permítome concluir así: Pedro Ortega Díaz, modelo del hombre futuro, sea éste nuestro modesto tributo, que lejos de ser una despedida, es la ratificación de nuestro compromiso, porque hoy estás más presente que nunca y en todas nuestras luchas, siempre estarás tú.

En nombre de este colectivo de escritores, expresamos nuestro fraternal agradecimiento a todos los y las camaradas del proceso bolivariano que nos acompañaron el pasado miércoles 01-10-2008 en el Hotel Alba Caracas durante la presentación de este esperado libro que contó con la
participación especial de invitados nacionales e internacionales.

VER PUBLICACIÓN EN:

http://www.aporrea.org/actualidad/a64489.html

http://www.kaosenlared.net/noticia/libro-homenaje-pedro-ortega-diaz-abogado-trabajadores

09 septiembre, 2008

ENTRE LA ADULANCIA DE LOS TARIFADOS Y LA PERFIDIA DE LOS MERCADERES, HAREMOS VALER EL DERECHO DEL OBRERO


Por: Jesús Silva R.

El ambiente donde se desarrolla un individuo determina las bases de su pensamiento y ciertamente resulta difícil creer que en esta sociedad individualista, la superstición, el idealismo o la metafísica tengan mayor influencia en la historia del hombre que esas condiciones derivadas de la lucha diaria por la supervivencia. Por ello, hasta que no superemos el actual sistema de explotación del hombre por el hombre e instauremos una sociedad superior donde todos gocemos de una igual situación para el desarrollo, el mundo sufrirá, como hasta el presente, permanentes desigualdades y conflictos.

En Venezuela, décadas de dominación oligárquica causaron el adormecimiento ideológico de las masas oprimidas por el capitalismo y una acentuada dispersión en el movimiento obrero. Resulta visible que entre muchos trabajadores aun abundan quienes depositan esperanzas en la "piedad" del patrón que los ultraja, creyendo que algún día les permitirá vivir mejor. No obstante, hemos convivido con una mayoría de la masa proletaria que ha despertado políticamente en los últimos años aunque su plena reivindicación social siga pendiente. Se trata de un inmenso colectivo que lucha sin forma orgánica debido a que ha roto con el clientelismo de los viejos partidos y las federaciones sindicales.

Es esa masa trabajadora que hoy rechaza a las "falsas vanguardias", la misma que ha protagonizado la defensa de la Revolución Bolivariana en tantos procesos electorales y en los nuevos espacios de participación política, así como frente al terrorismo mediático, los golpes de Estado y demás agresiones antidemocráticas. Ese conglomerado social está integrado por quienes hemos asumido la obligación ética de resistir dignamente contra los explotadores y en absoluto repudio contra la adulancia hacia los "caudillos", tanto los del viejo capital privado como los del nuevo burocratismo burgués.

A su vez, estos últimos diez años reflejan que las ansias por fama, dinero y poder han estremecido lo más alto de la "farándula" política venezolana, pues una larga lista de encumbrados personajes que hasta ayer se decían leales a Chávez (antiguos compañeros de armas, ex-izquierdistas, íntimos confidentes, entre otros) han ido, uno a uno, formalizando su mudanza al hogar de sus verdaderos afectos: la oposición pro burguesa. Visto que el compromiso con una revolución socialista se basa en la identidad clasista, no nos sorprenderá que mañana otros renombrados actores emulen con la misma garrocha el salto de talanquera de sus ambiciosos colegas.

Definitivamente que al reflexionar sobre la lealtad de los que no tienen nada material en contraste con la traición de quienes se embriagan de privilegios, no podemos menos que ratificar nuestro profundo amor y compromiso con el admirable pueblo del que somos miembros. Es al rigor de las batallas sociales que nos hemos emancipado ideológicamente y consolidado nuestra identidad revolucionaria. Nuestra formación no fue espontánea o decretada, sino construida a partir de las experiencias y el análisis. Solo cuando adquirimos ese nivel de conciencia, pasamos de afiliados a militantes, y finalmente a cuadros políticos. A tantos "busca puestos" que dicen ser "socialistas" por vestir un carnet rojo, les advertimos: Frente al abuso del burgués haremos valer el derecho del obrero.

VER PUBLICACIÓN EN:

http://www.aporrea.org/trabajadores/a63357.html

http://www.kaosenlared.net/noticia/haremos-valer-derecho-obrero

03 septiembre, 2008

RÉGIMEN DE LOS DERECHOS HUMANOS EN EL SOCIALISMO


Por: Jesús Silva R.


Conforme al “lato sensu”, se entiende por igualdad: el idéntico reconocimiento que el ordenamiento normativo confiere a todos los individuos para el pleno goce de sus derechos. Vista ésta como valor supremo que debe regir en una sociedad democrática, para describirla existen básicamente dos concepciones filosóficas que a la vez son profundamente antagónicas entre sí, una perteneciente al Estado Liberal y otra que se fundamenta en el Estado Socialista. Conforme al pensamiento liberal, la igualdad radica llanamente en que cada hombre tenga libertad para hacer todo lo que quiera siempre que no infrinja la igual libertad del semejante. Evidentemente la idea liberalista, que brinda igual trato a ricos y pobres sin distingo de clase, deviene en insuficiente para promover la justicia social dado que no considera las desiguales circunstancias en que viven las diferentes clases sociales, pues son las capas privilegiadas quienes en verdad poseen la posibilidad de ejercitar tales derechos.

Nótese, por ejemplo, que aunque la mayoría de textos constitucionales de los Estados Liberales reconocen a “todos” los ciudadanos el derecho a la propiedad privada, son solo las capas sociales de alto ingreso monetario quienes logran llegar a la condición de propietarios privados; pues hasta la adquisición de los bienes más elementales para la vida como vivienda, alimentos, transporte, vestimenta, implica una operación económica únicamente realizable por minorías con robusta capacidad financiera. De modo que los hechos revelan que la igualdad liberalista es una ficción consagrada en normas jurídicas, la cual mantiene a los marginados “socialmente inhabilitados” de acceder a ella.

En contraposición al esquema anterior donde los derechos son mercancías compradas por quienes más dinero tienen y por ende la igualdad termina siendo una ilusión amarga para los sectores humildes, los juristas revolucionarios propugnamos la doctrina del Estado Socialista; un modelo político constitucional que no se limita a exponer un catálogo de derechos para todas las personas, sino que al mismo tiempo estatuye un sistema normativo garantista para hacer de la igualdad una realidad palpable en la sociedad. En efecto, el pensamiento estatal socialista determina que dentro de la transición hacia una futura sociedad sin clases, se debe instaurar jurídicamente dentro de su ámbito territorial un nuevo régimen de “igualdad de condiciones y oportunidades” para corregir a una humanidad que ha sido ancestralmente injusta y desigual.

Es así como este modelo confiere una especial protección social expresada en leyes y políticas públicas de profundo contenido popular (derechos preferenciales, prerrogativas legales, seguridad social, pensiones, créditos, becas, subsidios, cuidados gratuitos, exoneraciones económicas, entre otros) que se inclinan a favor de los sectores socialmente vulnerables (obreros, campesinos, mujeres, niños y adolescentes, etnias segregadas, etc.) frente a quienes les han discriminado y excluido; ello a los fines de fomentar entre débiles y fuertes una “igualdad material” que les garantice a ambos auténticas posibilidades de ejercer el amplio elenco de derechos humanos, civiles, políticos, económicos, sociales y culturales garantizados en un Estado Democrático y Socialista de Derecho y de Justicia. Es esté, en definitiva, un nuevo orden estatal que persigue acumular fuerzas revolucionarias, no para la resignación a un reformista “Estado de Bienestar”, sino hacia la instauración de la sociedad libre de explotación, el socialismo.

VER PUBLICACIÓN EN:

http://www.aporrea.org/ideologia/a63017.html

http://www.kaosenlared.net/noticia/regimen-derechos-humanos-socialismo

22 agosto, 2008

QUIEN NO ESTÉ LISTO PARA LA COMUNA JAMÁS LO ESTARÁ PARA EL SOCIALISMO


Por: Jesús Silva R.

Como si de una obra de Bertolt Brecht se tratase, con su paradigmática valoración de los hombres que luchan toda la vida, esos a quienes él llama "imprescindibles", quien suscribe, mero aprendiz de su letra, intentará guiarse en el magno dramaturgo para establecer sin medias tintas la razón fundamental que impulsa nuestras vidas como revolucionarios: Liberar al hombre de todas las formas de explotación que lo degradan dentro de la sociedad dividida en clases y en el curso de esa lucha alcanzar la redención de nosotros mismos.

Ciertamente, años de resistencia intransigente frente a los diversos instrumentos controlados por el capitalismo (el Estado, las leyes, las iglesias, los centros educativos, las agencias de comunicación, la familia, la cultura, etc.) nos advierten que desarrollar una revolución triunfante implica un largo camino, de allí que hoy ventilemos esta profunda reflexión que nada tiene que ver con la rendición ni el repliegue. De modo pues que si hemos manifestado que seremos libres sin importar lo inmenso que pueda ser el sacrificio y que sostenemos el compromiso de abrir nuevos caminos a futuras generaciones de luchadores que mantengan vivo nuestro esfuerzo, entonces debemos asimismo asumir que si nuestra vida entera no alcanzare para libertar a los oprimidos del mundo ni a los de un continente o toda una nación; de todos modos la historia nos reclamará consignar antes de nuestra muerte alguna demostración de virtud revolucionaria.

Entonces, desde esa perspectiva, indispensable será concretar, por ahora, dentro de alguna porción de territorio el modelo socialista por el cual tanto hemos luchado, es decir: La comuna. Para fundarla bastaría una decena de revolucionarios, un primer colectivo de imprescindibles capaces de abrazar un régimen de verdadera convivencia entre hermanos. Allí conformaríamos una misma familia y aboliríamos toda noción de propiedad privada. Libres de prejuicios y en colectivo, educaríamos a nuestros hijos y cuidaríamos de nuestros ancianos. Juntos haríamos prevalecer un nuevo principio ético de solidaridad por encima del ancestral y primitivo instinto de mezquindad y competencia.

La comuna jamás pretendería anular la identidad individual de sus integrantes, pues reconoce a ésta como rasgo inherente a la naturaleza del ser humano, sino que promovería una nueva cultura socialista basada en iguales derechos y obligaciones para todos, donde se garantizaría a cada quien poder crecer y expresarse en armonía con sus semejantes. La comuna sería la democracia que fomentaría la elevación de nuestras mejores virtudes humanas para vivir del modo asociativo y fraternal que siempre hemos soñado, donde los bienes espirituales y materiales más preciados de cada miembro serían depositados en un fideicomiso de riquezas para el igual beneficio de todos los comuneros. En esencia, nuestro planteamiento invita a los revolucionarios a la realización de una autoevaluación ética y moral, a la verificación de nuestra capacidad de desprendimiento y a la comprobación de la coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos; pues quien no esté dispuesto a vivir en la comuna mucho menos dispuesto puede estar para vivir en el Socialismo. En definitiva, la comuna no constituye nuestro punto de llegada en la destrucción del capitalismo, sino un auténtico punto de partida. Es sin duda, el magnífico ejemplo que podremos brindarle a toda la humanidad. Solo me resta una interrogante, ¿Deseas unirte a la comuna?

VER PUBLICACIÓN EN:

http://www.aporrea.org/poderpopular/a62312.html

http://www.kaosenlared.net/noticia/bienvenido-a-lacomuna

17 agosto, 2008

IMPERIALISMO YANQUI: CRÍMENES Y FALSEDADES


Por: Jesús Silva R.


¿Quiénes son los verdaderos terroristas? Como introducción a un estudio más profundo, esta primera exhibición de pruebas contundentes será valiosa para contrarrestar tantas falsificaciones mediáticas e ilustrar al lector sobre quienes son en el mundo los verdaderos terroristas: EE.UU. Ciertamente la criminalidad del capitalismo salvaje, lleno de mentiras y actos atroces, tiene en el Imperio Estadounidense a su principal protagonista.

De las violaciones contra el Derecho Ambiental: Véase que la jerarquía política yanqui pretende dar lecciones al mundo sobre protección al medioambiente y que incluso impulsó a uno de sus ex vicepresidentes, Albert Gore, a hacerse acreedor del Premio Nobel de la Paz por la causa ambientalista; no obstante, ni Gore ni su compañero Clinton promovieron la adhesión de su país al tratado internacional fundamental para reducir las emisiones de gases provocadores del calentamiento global en defensa del ecosistema, como lo es el Protocolo de Kioto. En efecto, constituye una verdad inocultable que los gringos nada tienen que ver con ambientalismo, pues son ellos los principales recalentadores del planeta.

De las violaciones contra los Derechos Humanos: De igual modo es primordial referirse al desconocimiento descarado del Imperio forajido hacia el sistema jurídico penal internacional, dado que es éste uno de los pocos países que se ha negado a ratificar el Estatuto de Roma, texto que da fundamento a la Corte Penal Internacional, vale decir, un órgano de justicia internacional permanente cuya misión es procesar a quienes han perpetrado esos mismos delitos que el Tío Sam ejecuta a escala global, vale decir, crímenes de genocidio, de guerra y de lesa humanidad como la esclavitud, el apartheid, el exterminio, los asesinatos, las desapariciones forzadas, las torturas, los secuestros y el delito de agresión, entre otros. Ciertamente, esta Corte al evaluar las graves violaciones contra los derechos humanos cometidas en Afganistán, Guantánamo (Cuba), Abu Ghraib (Irak), entre otros; señalaría a los EE.UU. como el mayor Estado Terrorista.

Por éstas y otras consideraciones, podemos afirmar que esa dirigencia gringa (fusión de elites económicas, políticas y militares que oprimen a su propio pueblo dentro de un modelo de democracia controlada por los ricos) es la causante del mayor daño que Estado alguno haya producido contra la humanidad en toda su historia.

VER PUBLICACIÓN EN:

http://www.aporrea.org/tiburon/a61826.html

http://www.kaosenlared.net/noticia/imperialismo-yanqui-crimenes-falsedades

02 agosto, 2008

EL INSTRUMENTO REVOLUCIONARIO QUE LUCHAMOS POR CONSTRUIR


Por: Jesús Silva R.

Por la unidad y el debate con respeto. En el largo proceso de acumulación de fuerzas inherente a todo proceso de cambio son muchas las amenazas que atentan contra la posibilidad de concretar una revolución popular triunfante. En efecto, el instrumento político que agrupa orgánicamente a los sectores revolucionarios y populares debe reunir una amplia gama de cualidades políticas que le permitan avanzar hacia la sociedad socialista sin perecer en el intento; esto implica desarrollar en el seno de sus miembros la suficiente solidez ideocientífica para conducir a los trabajadores explotados hacia su liberación entendiendo a estos sujetos como protagonistas insustituibles de dicho proceso y al mismo tiempo promover un alto nivel de conciencia política defensiva para proteger al movimiento popular contra la infiltración de reformistas, predicadores, farsantes y demás cazafortunas que procuran torcer el rumbo de nuestras legítimas aspiraciones revolucionarias.

Un auténtico partido revolucionario persigue crecer y certifica con su praxis social que su prioridad es vincularse con las masas en sus espacios naturales de acción, es decir, conforma colectivos revolucionarios dentro de las industrias, las fábricas, el campo y demás centros de producción económica a los fines de consolidar un verdadero nexo político de identificación con la clase popular para en definitiva hacer de la alianza entre los trabajadores y su vanguardia una realidad palpable. Si por el contrario, el pretendido liderazgo del partido se oxigena únicamente en la fraseología revolucionaria, en la autopromoción mediática y en el elitismo de “dirigentes pseudo populares”; serán entonces la deslegitimación y la asfixia política su destino inevitable. Sépase que a pesar de que un movimiento así pueda sobrevivir en el tiempo, éste permanecerá como un convidado de piedra frente a los procesos sociales, su dimensión política resultará cada vez más minúscula y jamás constituirá ante los ojos de las mayorías una alternativa revolucionaria hacia la toma del poder.

Ciertamente, el sectarismo, el conformismo y la concepción del partido como un fin en si mismo, hicieron que buena parte de la izquierda venezolana vegetara amargamente en una lucha limitada a su propia supervivencia durante la era puntofijista. De allí que la experiencia adquirida en décadas de derrota en el escenario armado, el político y el electoral deban conducir a esta polifacética izquierda a profundas reflexiones autocríticas respecto a la desunión, el egoísmo y la falta de respeto entre aliados que determinaron la frustración de los movimientos progresistas hasta el advenimiento de Hugo Chávez. Por todo lo dicho, el proceso antiimperialista en Venezuela demanda la comprensión y la colaboración de todos los socialistas, especialmente de los dirigentes formados ideológicamente en cuanto al carácter amplio e inclusivo de la alianza social necesaria para avanzar en la ruptura de la dominación yanqui. Quien suscribe, abogado de los trabajadores, desde el humilde programa del pueblo: “Unidos Para Avanzar” (Todos los jueves a las 7pm en Radio YVKE Mundial 550AM), reitera la invitación semanal a todos los camaradas al debate respetuoso y constructivo sobre el instrumento revolucionario que luchamos por construir.

VER PUBLICACIÓN EN:

http://www.kaosenlared.net/noticia/instrumento-revolucionario-luchamos-construir

25 julio, 2008

EN PALABRAS CLARAS ¿POR QUÉ MARX?


Por: Jesús Silva R.


Se dice que él es el padre del Socialismo...

En el amplísimo campo de las ciencias, notable fue Sigmund Freud al desentrañar las bases de la personalidad del individuo y magnífico fue Albert Einstein al establecer la teoría de la relatividad, pero más grandioso que todos ellos juntos fue el maestro que le presentó al mundo los fundamentos que determinan la historia de la humanidad. Su nombre es Karl Marx (1818-1883). Ciertamente, su sistema para entender y trasformar la realidad, conocido como Marxismo, nos revela que la historia de la sociedad humana es el resultado del modo y "las relaciones sociales de producción" que adoptamos los seres humanos para generar las riquezas que nos garanticen la existencia. Dicho en términos de quien suscribe (marxista estudioso de la ciencia jurídica): las relaciones de propiedad sobre los medios de producción económica gobiernan el destino de la sociedad; por consiguiente es la lucha entre explotadores y explotados por el dominio de esos medios lo que se denomina lucha de clases.

Merced del idealismo, se pensaba que la organización de la vida social dependía exclusivamente de la voluntad de los seres humanos hasta que Marx, padre del Socialismo, nos demostró lo contrario: Que es precisamente la forma en que los seres humanos producen la vida material lo que condiciona el proceso social, político y espiritual de la vida, independientemente de la voluntad individual. Más que una opinión, se trata de un hecho objetivo ante la vista de sus adversarios y partidarios, que el Marxismo ha representado mundialmente por más de un siglo, el máximo referente político y científico de los pueblos en el desarrollo de sus luchas sociales. Desde la Europa Oriental, pasando por el África y el Asia hasta arropar nuestra América Latina, las dignas luchas por justicia e igualdad de mujeres, campesinos, estudiantes, intelectuales, etnias segregadas y especialmente la clase trabajadora, estuvieron y siguen estando guiadas por la resplandeciente luz del Socialismo.

En este salvaje mundo capitalista, donde el 80% de la población es asesinada por el hambre y el otro 20% se extingue por obesidad, quizás exista quien todavía se pregunte por qué el ideario de Marx ha sido tan importante y debido a qué razón éste sigue impulsando tantas revoluciones en el mundo hasta nuestros días. Seguramente un fragmento del discurso de Friedrich Engels durante el funeral de su estimado camarada Karl pueda ilustrarnos sobre la grandeza de este incomparable hombre: "Así como Darwin descubrió la ley del desarrollo de la naturaleza orgánica, Marx descubrió la ley del desarrollo de la historia humana: el hecho, tan sencillo, pero oculto bajo la maleza ideológica, de que el hombre necesita, en primer lugar, comer, beber, tener un techo y vestirse antes de poder hacer política, ciencia, arte, religión, etc".

VER PUBLICACIÓN EN:

http://www.kaosenlared.net/noticia/palabras-claras-por-que-marx

18 julio, 2008

EUROCENTRISMO



Autor: Jesús Silva R.


A propósito de la aberrante ley europea contra los inmigrantes. Si de establecer un escalafón se trata, sobre los lastres ideológicos más deleznables que agreden la dignidad de los pueblos del tercer mundo dentro del régimen capitalista, sin vacilación habré de referirme al Eurocentrismo. Se entiende por tal, a la infame visión histórica de que el mundo europeo, y esencialmente el europeo occidental, ha concentrado siempre y desde todo punto de vista, lo más excelso y brillante de la especie humana. En este orden, pertinente es detallar que se trata de una concepción de supremacía racial que atribuye a la generalidad de razas y etnias no europeas una supuesta inferioridad en cuanto a las virtudes y aptitudes más apreciadas en el ser humano. Me refiero a la capacidad de razonamiento, la fuerza de trabajo, la belleza, entre otros atributos.

De modo pues que al analizar los fundamentos del eurocentrismo, observamos que este fenómeno se subsume claramente en el racismo; y es menester advertir que tan repudiable degeneración no habita únicamente en la mente de muchos europeos (téngase como evidencia la recién aprobada ley europea anti inmigrantes), sino que también ha "colonizado" la conciencia de muchos de los pueblos que padecen el desprecio eurocentrista hasta llegar al punto de consentir la agresión e inclusive permitirse el autodesprecio.

Nótese que el genocidio y saqueo cometido por los europeos contra los nativos del Asia, África y América, propició el enriquecimiento ilícito de las naciones invasoras y constituye un antecedente histórico primordial en el desigual orden económico que rige en el mundo hasta nuestros días. En esa monstruosa historia signada por el colonialismo, que le permitió a los europeos emerger como ricos y a nosotros hundirnos como pobres, radica el real origen del eurocentrismo. Ciertamente, sin apoyo de ningún análisis científico histórico, los pueblos del mundo han asociado ancestralmente a los europeos invasores con el desarrollo, la felicidad y la belleza; y a los tercermundistas conquistados con el atraso, la desdicha y la antiestética. Frente a tantas creencias insensatas, los revolucionarios estamos vacunados contra el eurocentrismo y luchamos por una auténtica sociedad socialista para así hacer realidad la igual dignidad de todos los seres humanos.

VER PUBLICACIÓN EN:

http://www.aporrea.org/actualidad/a60687.html

http://www.kaosenlared.net/noticia/eurocentrismo

03 julio, 2008

LA LIBERACIÓN DE INGRID BETANCOURT Y EL NUEVO ESCENARIO POLÍTICO


Autor: Jesús Silva R.

Del mismo modo en que los albores de la guerra fría, soviéticos y yanquis se disputaban inmisericordemente la gloria de colocar por primera vez a un hombre en el espacio, con el ansía propagandística de probar la superioridad de su modelo político al mundo entero, los del este por el Socialismo y los del oeste por el Capitalismo; la historia de nuestro continente concedió papeles semejantes a Hugo Chávez y Álvaro Uribe, en una intensa carrera por el rescate de la retenida Ingrid Betancourt.

Tan radicalmente antagónicas como aquellas fuerzas ideológicas del siglo XX, son los proyectos que actualmente se confrontan en la América Latina.

Con Chávez, la Revolución Bolivariana, izando las banderas del antiimperialismo, la soberanía de los pueblos oprimidos, la paz con dignidad y sobre todo, el Socialismo, de los cuales se origina la propuesta de canje humanitario y la solución política a la guerra civil en Colombia.

Con Uribe, la continuación del Imperialismo Yanqui controlando nuestros países, la sumisión política de los gobiernos latinoamericanos y el interminable reinado del capitalismo transnacional, que fundamentan la praxis criminal del Plan Colombia, el Plan de "Seguridad Democrática" y la pretensión genocida de resolver un conflicto de origen social mediante bombas, balas y metralla financiadas por los gringos.

Hoy, los exitosos canjes humanitarios promovidos por Chávez en acuerdo con las FARC-EP, que constituyeron un genuino acto de amor hacia Colombia, contrastan enormemente con el inmoral espectáculo mediático recién iniciado por el jefe del gobierno narco-paramilitar en ocasión a la captura de quien para él significa su tan ansiado "trofeo político". En efecto, la exhibición uribista apenas comienza, y desde el arranque la veremos ampliamente respaldada por los grandes consorcios de propaganda política internacional.

Pretenderán ahora convencer a la opinión mundial de que la tesis del exterminio bélico es el remedio, que todos debemos aplaudir la ocupación militar extranjera sobre la Amazonía y que en definitiva la providencia ha querido que la vida latinoamericana sea decidida por la hegemonía estadounidense. Sin duda que Uribe intentará especular políticamente con este episodio hasta las próximas elecciones, para de la mano con la oligarquía colombiana y bajo la jefatura de Washington, responder al nuevo dilema: ¿otra reelección presidencial o pacto con la candidata emergente?

VER PUBLICACIÓN EN:

http://www.aporrea.org/ddhh/a59820.html

http://www.kaosenlared.net/noticia/liberacion-ingrid-betancourt-nuevo-escenario-politico


01 julio, 2008

"OCHO HORAS PARA TRABAJAR, OCHO PARA DORMIR Y OCHO PARA VIVIR"

Autor: Jesús Silva R.

Reflexiones para la rebelión socialista. Todo asalariado es un explotado. Se cuenta que un carpintero neozelandés, de nombre Samuel Parnell, emitió por primera vez (1840) una sencilla pero significativa expresión para todos los trabajadores: “los hombres tienen ocho horas para trabajar, ocho horas para dormir y ocho horas que deben ser para su recreación y para ellos mismos”. Décadas más tarde, como resultado de largas luchas obreras por los derechos humanos y la épica campaña liderada por los Mártires de Chicago (1886) finalmente se conquistó la reducción de la jornada diaria laboral a ocho horas. No obstante, transcurrido más de un siglo de aquella gesta, la explotación del hombre por el hombre, esa que el patrono ejerce contra el obrero, no ha sufrido ningún otro amortiguamiento relevante; a pesar de los grandes avances científico-técnicos del capitalismo, que han hecho de la industria actual un aparato extraordinariamente sofisticado y automatizado que exige un mínimo de fuerza humana de trabajo.

Ciertamente hay que precisar que tales avances y la consiguiente abundancia de bienes y servicios solo se encuentra al alcance de una privilegiada clase social (burguesía), razón por la cual han resultado absolutamente inútiles para vencer las calamidades que carcomen desde siempre a la humanidad: hambruna, analfabetismo, insalubridad, desocupación, drogadicción, enajenación mental, guerras, etc. Indudablemente que para la inmensa mayoría de la población mundial (clase trabajadora), conformada por quienes tenemos como medio esencial para ganarnos la vida: vender nuestra fuerza de trabajo a cambio de un salario, el régimen social actual es tan miserable y desigual como en la época de la esclavitud, el feudalismo o cualquier otra.

Lo que ayer fue un trascendental hecho de reivindicación social, hoy es insuficiente para nuestra deseada calidad de vida. Véase que ocho horas para trabajar sumadas a ocho horas para dormir son más que dos tercios del día, son en efecto, dos tercios arrancados a nuestra totalidad de vida. Al considerar que la esperanza promedio de vida se ubica en 75 años, un eficiente ejercicio de cálculo sobre la tesis de Parnell nos revela que el hombre actual consume 50 años de su existencia entre la oficina y el dormitorio; y que en el mejor de los casos, cuando realmente protege sus 8 horas para la recreación, tan solo dispone de 25 años para “vivir su verdadera vida”; es decir, tiempo para sus expresiones propias y desarrollo personal, tiempo para sí mismo, la familia, el amor, el placer, la amistad, la convivencia social, el arte, la política y demás realizaciones humanas. En resumidas cuentas, si la vida humana es corta, la del humano proletario lo es todavía más.

Nosotros, trabajadores revolucionarios, herederos de esos anarquistas que en Chicago fueron llevados a la horca por los explotadores, estamos igualmente dispuestos a entrompar la violencia de la clase dominante antes que renunciar a nuestras ancestrales aspiraciones libertarias. Jamás conquistaremos la liberación de los explotados mediante remiendos a la jornada o el pírrico aumento salarial, o cualquier otra negociación hecha de rodillas ante el viejo modelo capitalista de relaciones entre amos propietarios de empresa y esclavos sometidos al salario. Por ello, luchamos por la implantación de un esquema económico revolucionario, basado en la propiedad social dirigido por productores asociados: el Socialismo científico.

VER PUBLICACIÓN EN:

http://www.kaosenlared.net/noticia/ocho-horas-para-trabajar-ocho-para-dormir-ocho-para-vivir

http://www.aporrea.org/ideologia/a59720.html

21 junio, 2008

SOMOS JÓVENES REVOLUCIONARIOS


Autor: Jesús Silva R.

En tiempos de política ambigua, quien suscribe, joven revolucionario, expresa la clara postura de su colectivo: rotundo rechazo hacia las plagas del capitalismo. En efecto, luchamos por el derecho a una vida sana, exenta de medios de comunicación nocivos, fetichismo, modas idiotizantes, tintes, silicón y fiebre por los "shopping center" (centros comerciales), pues son todos instrumentos del capitalismo para inyectar antivalores a las masas juveniles y convertirlas en legiones de maniquíes con destino al lumpen de la sociedad.

Frente a la decadencia, concentramos nuestros mejores esfuerzos por la creación del hombre nuevo: un individuo armónico, libre y avanzado en todas sus facetas, que sea un trabajador instruido en la producción de bienes en colectivo, que asimile el precepto de que cada cual percibe las riquezas de lo que trabaja y conciba la creación de bienes espirituales y materiales como valores al servicio de la humanidad.

La realización de tal obra constituye la misión de nuestra existencia, por ello procuramos establecer trincheras de combate del tamaño que la voluntad, las circunstancias y nuestras propias fuerzas lo provean. Correctamente optamos por la lucha desde la clase trabajadora, mediante un partido o corriente; convencidos de la justeza de nuestra causa y afianzando día tras día nuestra contradicción frente a las ideologías anacrónicas del mundo.

Con la juventud que nos abraza, aspiramos hacer de cada joven un hombre nuevo, que se permita ser poeta, artista y realizador sin egocentrismo. Un sujeto de expresiones múltiples e inagotables, dotado de un elevadísimo sentido del honor y de la ética. Alguien que por su valor intrínseco se libere del yugo mental y material de la explotación capitalista. Inmersos en el estudio y el trabajo, andamos de Quijotes por el mundo, luchando por hacer realidad la plena libertad de todos los explotados, apoyados siempre en el socialismo científico. Por todo lo anterior e identificándome con el sentimiento de mi colectivo, ayer como dirigente nacional de la JCV y hoy como abogado de los trabajadores; invoco a aquel prominente irlandés, ganador del Premio Nobel de Literatura, George Bernard Shaw, quien lúcidamente precisara la motivación de nuestra vida: "Algunos hombres ven las cosas como son y se preguntan por qué. Yo sueño cosas que nunca han sido y me pregunto por qué no".

VER PUBLICACIÓN EN:

http://www.aporrea.org/ideologia/a59133.html

http://www.kaosenlared.net/noticia/somos-jovenes-revolucionarios