se hace camino al andar

se hace camino al andar

23 noviembre, 2020

Propuesta de Jesús Silva, candidato a Rector UCV


Jesús Silva (1979)
Docente desde enero 1998 (22 años como docente)
Abogado desde abril 2002 (18 años como abogado)
Doctor en Derecho Constitucional
Postgrados en Derecho Penal, Constitucional (España) y Docencia

Vota Jesús Silva Rector UCV 
Por una UCV para todos

Objetivos generales: 1) Maximizar talento humano, 2) Calidad científica internacional; 3) Recuperación de infraestructura física y tecnológica

1.1) Para #Profesores INAMOVILIDAD LABORAL DE PROFESORES CONTRATADOS con 2 años ejerciendo e igualdad de derechos con profesores titulares. TSJ SC - Exp 15-1131, plan de apoyo socioeconómico a docencia, investigación,  concursos de oposición y ascenso con normas de debido proceso, etc. 
1.2) Para #Estudiantes PLAN DE ESTUDIO Y TRABAJO para ser productivos desde antes de graduarse,  (1998 profesor de inglés y estudiante de derecho)
1.3) Para #Egresados TRIPLICAREMOS MATRÍCULA DE POSTGRADO para cursar especialidad, maestría y doctorado (principio 1 x 3 con calidad y cantidad) (Doctor en Derecho)
1.4) Para #Obreros y #Administrativos CONVENCIÓN COLECTIVA ampliar beneficios socioeconómicos según puesto o cargo; y plan de apoyo al estudio (consultor jurídico mintra e inspector nacional del tbjo)
1.5) Transversalizar el cogobierno de los 5 sectores en todas las instancias de la UCV. Despartidizar, promover pluralismo y convivencia en diversidad. Igualdad de género (formación en la diversidad ideológica)

2.1) Educación bilingüe con INGLÉS OBLIGATORIO en todas las escuelas para inserción al mundo globalizado (profesor de inglés desde 1998)
2.2) Crear canal de televisión UCV-TV, difusión del pensamiento y creación ucevista. Instrumento de cultura, deporte, recreación, promoción de valores. (15 años de experiencia en tv nacional e internacional) 
2.3) Convenios con sector público y privado para financiar investigación y generación de conocimiento. Proyecto alternativo de Constitución Nacional como aporte al país (transdisciplinario)  (Dr en Derecho)
2.4) Internacionalización y acuerdos con otras universidades y sociedad civil (política de incentivo) para optimizar planes y proyectos UCV (fomentar excelencia a través del intercambio en la diversidad)

3.1) Recuperar infraestructura física y tecnológica de la UCV (Hospital universitario, comedor UCV, laboratorios, salones, jardín botánico, campus, otras sedes, flota vehicular, etc)
3.2) Transparencia en la administración de recursos (conocimiento público de inversiones y gastos) en el marco del cogobierno con los 5 sectores UCV
3.3) Auditar ingresos financieros provenientes de los bienes y activos UCV y fundación UCV (alter ego). Alquileres, estadios UCV, aula magna, demás muebles e inmuebles
3.4) Redistribur ingresos financieros de la UCV en función de los tres objetivos generales y avanzar hacia la autosostenibilidad económica

Tomado de Noticiero Digital - Enrique Meléndez / ND - 14.11.19
Jesús Silva decidió lanzar su candidatura a rector de la Universidad Central de Venezuela, a propósito de las elecciones pautadas para el 27 de febrero de 2020 de acuerdo a la sentencia de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia de fecha 27-08-19.
“Es a petición de miles de personas que me siguen como figura pública”, dijo el columnista y conductor de programas, asegurando que podrán votar no sólo los profesores, estudiantes y egresados, sino también los obreros y empleados administrativos.
¿No es esta elección violatoria de la ley de universidades?
-Como Doctor en Derecho Constitucional, que no estoy amarrado a grupos de poder, puedo aseverar fehacientemente que la venidera elección universitaria es legal y sobre todo es constitucional. Para entenderlo, hay que hablar un poco de historia constitucional,
-En época remota, dentro de la República solo podían votar los hombres blancos, ilustrados y de alta sociedad pues eran considerados como los únicos con inteligencia para elegir autoridades; pero, años más tarde, se le reconoció el derecho al sufragio a sujetos humildes, a afrodescendientes y a mujeres; en lo que se conoce como la transición de la soberanía nacional a la soberanía popular caracterizada por el voto universal.
-Pues, así como cambió la República, ahora cambia la universidad. El viejo principio lógico reza: si se puede lo más, se puede lo menos. En 2019 estamos presenciando una evolución constitucional que va de la autonomía universitaria excluyente y sólo para los intelectuales, a la autonomía universitaria incluyente que reconoce a empleados administrativos y obreros; cuyo aporte, ahora, es reivindicado y por ende tienen derecho al voto universitario.
¿A usted no le parece populista esa sentencia del TSJ que le otorga el voto a los obreros y empleados administrativos cuando no forman parte del claustro universitario?
-La sentencia de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, N° 0324-2019, de fecha 27-08-19, con ponencia de la excelentísima magistrada Carmen Zuleta de Merchán, es un acto de justicia social. Tanto así que mi candidatura a rector es hija de esa histórica jurisprudencia. Fue esa obra de Zuleta la que me terminó de convencer sobre asumir este desafío electoral a pesar de pronosticadores escépticos. Llegó la hora.
-Esta sentencia es instrumento para que obreros y trabajadors administrativos asciendan, se profesionalicen y sean los estudiantes y profesores de mañana.
-Como socialista moderno, creo en la movilidad social, que todo el que nace pobre no tiene que morir pobre. Que el que crece en un hogar sin educación, no debe resignarse y merece oportunidades que la universidad ofrece para aprender. Conquistar derecho al voto es fuente de motivación en general.
-La elección universitaria pautada para el 27 de febrero de 2020 o antes, se fundamenta en los preceptos constitucionales generales de participación popular, inclusión social y voto universal. entre otros. Entiéndase que la Carta Magna no se analiza aisladamente alrededor del artículo 102 constitucional sobre la autonomía universitaria; por el contrario, la Constitución es un sistema de todos sus artículos interrelacionados y así lo ha hecho.
Como constitucionalista, ¿qué juicio le merece la Constitución de 1999? ¿Por qué ha sido necesario hacer otra Constitución?
-Creo que la vigente Carta Magna cumplió su ciclo. Por eso yo propongo una nueva Constitución que elimine un montón de leyes inconstitucionales como la Ley Orgánica sobre el Derecho de la Mujer a una Vida Libre de Violencia, una ley que, violando la presunción de inocencia, permite que una esposa, adiestrada policialmente en diseño de coartadas, denuncie falsamente a su marido para que, con ayuda de una conmoción generada por redes sociales, se intente encarcelar a ese ciudadano por 48 horas bajo el pretexto de una “flagrancia extendida”, sin que fiscalía ni Cicpc tengan una sola prueba o radiografía oficial que confirme si hay lesión por violencia.
-O peor aún, si con la sola declaración de la mujer se puede llevar a juicio penal al hombre investigado, sin una experticia que respalde la acusación y sin considerar que puede tratarse de calumnia, simulación de hecho punible, operación de escarnio público, venganza pasional, montaje para extorsión o una complicidad con policías, para meter al hombre en un calabozo y desde allí concretar fines económicos como quitarle casas, carros, dólares, etc.
-Afortunadamente, ninguno de estos actos criminales se ha consumado contra mí. Soy abogado con destreza para defenderme, pero tengo clientes que han caído en desgracia.
¿Cuál fue el resultado del proceso judicial que se le siguió luego de haber sido acusado por su entonces pareja de haberla agredido físicamente?
-Derroté legalmente una denuncia falsa. Fui mi propio abogado. Luego de 8 meses de investigación, Fiscalía cerró el caso por no existir ni una sola prueba.
-Todas las fotos y comentarios en Internet durante febrero 2019 fueron falsos, para difamar al “abogado chavista madurista”. Emplazo a esos medios digitales a darme derecho a réplica. En cualquier caso, seguir adelante con mi vida profesional es mi mayor victoria contra quienes no respetan la presunción de inocencia. Por amor a mis hijos menores de edad no emitiré opinión sobre su madre. Simplemente, puse fin definitivo a la relación con ella. Leyes inconstitucionales facilitan denuncias falsas.
¿Cuáles son sus credenciales para presentarse como candidato a rector de la UCV?
-Cumplo todos los requisitos de ley para ese cargo pues, aunque soy el candidato más joven, con 39 años, tengo trayectoria para ser rector: poseo rango académico de doctor en derecho constitucional, previamente completé postgrados en derecho penal, constitucional en España, y docencia universitaria. Tengo 22 años como profesor universitario en ciencias jurídicas y en idiomas, 18 años como abogado independiente, dos libros editados por universidades.
-Poseo reconocimiento de otros países: en 2017 fui seleccionado por el gobierno de Estados Unidos para el Programa de Liderazgo de Visitantes Internacionales (IVLP), otorgado a intelectuales extranjeros por excelencia profesional; esto me permitió asistir a la toma de posesión de Donald Trump y estudiar el modelo constitucional estadounidense. Soy el primer socialista venezolano que recibe ese premio con base en mi visión pluralista y democrática del mundo. Esa vocación me acompañará como rector.
-Como investigador de ciencias jurídicas, además del recorrido universitario, poseo 15 años de experiencia en medios de comunicación en inglés y español, incluyendo televisión, radio, prensa y web. En ese marco, he publicado más de 2.000 artículos de prensa, e igualmente he producido y presentado más de 300 programas en televisión nacional e internacional.
-De 2005 a 2009 ejercí cargos de gerencia pública, tales como consultor jurídico general del ministerio del Trabajo e Inspector Nacional del mismo ente, director de servicios generales del ministerio de Comunicación y consultor jurídico encargado del Instituto Nacional de la Mujer. Tengo 10 años voluntariamente alejado de los cargos públicos; pues disfruto mucho la libertad de trabajar por cuenta propia. Sólo por amor a Venezuela y a la ciencia, he aceptado ser candidato a rector de la UCV, a petición de miles de personas que me siguen como figura pública.
¿Su candidatura representa al oficialismo, no?
-Oficialismo es sinónimo de gobierno. Yo no soy un funcionario del gobierno, vivo como abogado por cuenta propia. Mi apoyo a los procesos de cambio social me hace coincidir muchas veces con el gobierno. En esencia, soy un socialista crítico y amante de las libertades, de los derechos humanos y de la diversidad.
-Me defino como el candidato del pueblo de a pie; un izquierdista que reconoce que hay gente buena en el centro e inclusive en la derecha.
¿Qué balance hace usted de la gestión de Cecilia García Arocha?
-No tiene gestión, solo destrucción física e intelectual de la UCV. Hará mejor papel como diputada opositora a la Asamblea Nacional.
¿Cuáles son sus propuestas para la UCV?
-Creo importante vincular mis credenciales a mis tres principales propuestas para dirigir la UCV: 1) maximización del talento humano, 2) calidad científica internacional; 3) recuperación de la infraestructura física y tecnológica. En talento humano: triplicaré la matrícula de postgrado, preservando la calidad, para tener más doctores en el país. Es vital alcanzar este nivel pues uno de los requisitos de ley para ser rector.
Además, protegeré con inamovilidad laboral a todos los profesores contratados, a partir de dos años dando clase, sin importar su ideología. Me baso en la justicia social que promuevo desde mi gestión en el Ministerio del Trabajo. Además, me apoyo en sentencia firme del expediente 15-1131 de la Sala Constitucional del TSJ que me dio inamovilidad luego de derrotar al rectorado cuando pretendió excluirme de la UCV por razones de discriminación política.
-Impulsaré una convención colectiva para obreros y administrativos que amplíe beneficios socioeconómicos y cree un plan de apoyo al estudio universitario y fomentaré la equidad de género en la distribución de cargos, responsabilidades, proyectos y beneficios en todos los ámbitos de la universidad, con base en mi conocimiento como abogado feminista y estudioso de la CEDAW (convención de la ONU para la eliminación de la discriminación de la mujer).
En calidad científica: implantaré el aprendizaje del inglés en todas las carreras para formar profesionales bilingües y competitivos en la globalización. Entiendo el valor de este idioma desde 1998, al iniciarme como profesor de inglés en Universidad de Carabobo a mis 18 años de edad y, luego, en la escuela de Estudios Internacionales de la Universidad Santa María; donde dicté cátedra por varios años.
-Impulsaré la creación de un canal de televisión UCV-TV para dar a conocer la producción de la comunidad ucevista en ciencia, cultura, deporte, recreación y valores humanos. La mitad de mi vida vinculado a medios internacionales me acreditan para ello y, además, suscribiré convenios con sector público y sector privado para financiar investigaciones, la primera será la elaboración de una Propuesta alternativa de Constitución Nacional, con el aporte de todas las facultades de la UCV y así contribuir a resolver un asunto primordial del Estado.
-En cuanto a infraestructura: impulsaré la recuperación de la infraestructura física y tecnológica de la UCV, incluyendo hospital universitario, comedor, laboratorios, salones, edificaciones, áreas verdes, servicios generales, flota vehicular, otras sedes, etc. Aplicaré transparencia administrativa en el manejo de recursos con decisiones que serán del conocimiento público, de acuerdo a los preceptos jurídicos de contraloría y en cogobierno democrático con los representantes de profesores, estudiantes, egresados, administrativos y obreros; por último, redistribuiré ingresos financieros universitarios al servicio de mis tres propuestas para avanzar a la autosostenibilidad económica de la UCV.

22 noviembre, 2020

Internacionalizar la universidad venezolana


Jesús Silva R. 

Un pensamiento joven, atrevido, no partidista y con probada inteligencia merece la oportunidad de liderar la UCV. Nuestra propuesta al rectorado incluye "internacionalizar la calidad científica", algo que no se hizo en los últimos 12 años de nula gestión y que la misma gente que condujo ese barco convertido en Titanic no podrá hacer en el futuro. 

A mitad de enero de 2020 el vice rector de UCV denuncia por corrupción a la rectora y pone su renuncia, son signos de Sodoma y Gomorra. Urge salvar a la UCV ahora. Para recuperar calidad, un primer paso es establecer el idioma inglés como materia obligatoria en las 7 facultades y 41 escuelas de la primera universidad del país. Esto garantizando que el egresado hable fluidamente ese idioma a nivel profesional. 

Hablar inglés supone para el venezolano de hoy, optar por una fuente de ingreso en dólares, sea laborando en el extranjero o desde tierra criolla exportando su conocimiento científico. Venezuela ya no paga sueldos que permitan comer, ni en sector público ni en sector privado, entonces mientras se resuelve la crisis nacional, el ucevista necesita la herramienta del idioma anglosajón para negociar mejor la venta de sus saberes en el mercado internacional. 

Como joven Doctor en Derecho doy testimonio que buena parte de mis logros profesionales provienen de ser profesor de inglés. En 2017 fui becado por el Departamento de Estado de Estados Unidos y fui a la toma de posesión de Donald Trump gracias al dominio del inglés. Deseo que todo joven venezolano se abra camino en el campo internacional, muchos podrán mandar remesas en dólares y ayudar a sus familias hoy agobiadas por la guerra económica en Venezuela. 

La nueva UCV debe dedicar parte de sus esfuerzos a internacionalizar a sus mejores talentos, firmar acuerdos con universidades de otros países prósperos, a fin de que cuando el joven se gradúe ya tenga empleo internacional. Una parte del salario devengado será remitido a la UCV como parte de un acuerdo por tiempo limitado que permita a la universidad tener recursos para financiar este programa de apoyo profesional entre países. 

Otro tema es crear el canal de televisión UCV-TV para comercializar el talento de los ucevistas dentro y fuera de Venezuela. Con esto, profesores, estudiantes, egresados, e incluso administrativos y obreros darán a conocer sus labores y creaciones. Entonces con la orientación de la UCV podrán hacer relaciones con interesados en el producto ucevista. 

Vale decir que unir lo académico a lo productivo es una visión de nuestro pensamiento joven para sobrellevar la situación de la Venezuela actual en crisis y motivar a los ucevistas a que no sigan abandonando su casa de estudios. Es la fuerza de los hechos económicos lo que impone esta cosmovisión pragmática de que la población "le vea el queso a la tostada" o si no la UCV terminará de fallecer en todos sus ámbitos. 

Con larga experiencia en medios de comunicación, puedo aseverar fehacientemente que UCV-TV no va a demandar un alto presupuesto pues los avances científico técnicos hacen posible llegar a millones de personas sin gastar mucho dinero. 

Lo vital es ser inteligente, innovador y organizado; mediante Twitter, Facebook, Instagram, Whatssapp, Periscope, YouTube, Telegram entre otros componentes que se agreguen a televisión y radio, todos bajo el sistema de plataforma UCV-TV, será posible tener comunicación interactiva con millones de personas que ahora serán amigos y clientes de la UCV. 

En definitiva aquí asomo dos pinceladas de como concibo la nueva UCV de cara a las elecciones universitarias del 27 de febrero de 2020, en las cuales un colectivo variopinto, autogestionario y no atado con ningún grupo de poder ofrece el nombre de Jesús Silva, candidato a Rector de la UCV, un gerente que no pide carnet político y desea trabajar con todos en función de la excelencia. 

Ratificamos nuestra total solvencia moral y ante la justicia, a la vez que garantizamos vencer frente al uso político de denuncias no comprobadas con financianciamiento de grupos de poder (en redes sociales) movidos por intereses mezquinos y antidemocráticos. 

Abiertamente, nos oponemos a la intervención de la UCV y solicitamos elecciones libres con respeto a sentencia judicial del TSJ ampliamente conocida. Y que se inscriban como candidatos todos los doctores, aquí nadie divide el voto porque la elección es a dos vueltas. Mensaje a García. Viva la democracia y el debido proceso sin cacería de brujas.

28 marzo, 2020

Respuesta constructiva a narco-imputación de EEUU a Venezuela


Gobierno de Trump acusa a Maduro de narcoterrorismo y ofrece US ...

Jesús Silva R. 

Siempre he promovido una política de entendimiento y respeto recíproco entre EEUU y Venezuela porque creo absolutamente en la Carta de la ONU y su artículo 33 relativo a la resolución pacífica de conflictos. 

Basado en esa misma convicción, dejo constancia de mi rechazo total a imputación penal o “indictment” del fiscal general de Estados Unidos contra el Presidente de Venezuela Nicolás Maduro y varios altos funcionarios de nuestro país porque se basa en pruebas totalmente desconocidas, sin embargo lo que salta a la vista son las consecuencias jurídicas y políticas nefastas de semejante acto: 

1) La muerte de la diplomacia: se aleja demasiado la posibilidad de un acercamiento con fines de negociación de paz entre EEUU y Venezuela, pues el país imperial ha puesto una pared al catalogar al gobierno de Maduro como estructura narco-criminal. La suspensión de sanciones económicas ilegales de Washington contra Caracas ahora resulta una quimera, incluso en tiempos de coronavirus que exigen una visión humanitaria del problema. Los venezolanos muertos por covid 19 serán muertos del brutal bloqueo norteamericano que obstaculiza la compra de insumos esenciales para enfrentar la pandemia. 

2) Cacería internacional anti venezolana: ni Maduro ni los demás personeros imputados por EEUU pueden viajar ni sobrevolar por los países asociados al imperialismo norteamericano porque ponen en riesgo sus vidas e integridad personal. Los miembros del Grupo de Lima, los de la UE, entre otros, figuran como potenciales colaboradores de la captura de Maduro en territorio extranjero, un caso hipotético que hundiría al país en una impredecible crisis política interna y probable guerra civil porque el bloque de poder que respalda al presidente venezolano reaccionaría en suelo patrio contra los colaboradores de la política yanqui. Lo demás se sobreentiende. 

3) Pretexto para agresión gringa más feroz: al introducir la retórica de la narco-dictadura, EEUU crea una matriz de opinión internacional que facilita o por lo menos elimina obstáculos para dictar medidas económicas más nocivas contra Venezuela, nuevas confiscaciones contra bienes de nuestro país en el exterior y bloqueo de negocios así como todo tipo de movimiento bancario; terceros países con línea pro-imperialista contribuirán en la aplicación de estos atropellos. Adicionalmente, nunca como ahora fue tan grande la posibilidad de alguna acción militar norteamericana, directa o indirecta, hacia Venezuela. 

Recomendaciones para el gobierno de Maduro: 

1.- Empeñarse en la diplomacia y el derecho internacional: a pesar de la desproporcionada agresión que representa la narco-acusación de EEUU, insistir en las vías diplomáticas para propiciar diálogo con el gobierno norteamericano, ello incluye llamar a sectores opositores para tales negociaciones, siempre procurando acuerdos que sean fieles a las reglas de la Constitución Nacional. En paralelo, denunciar ante la ONU y demás instancias internacionales pertinentes el carácter infundado de la narco-acusación gringa a fin de romper el posible consenso o mayoría internacional que pudiera crecer hacia la convalidación de ese exabrupto jurídico imperialista. 

2.- Ofrecer ayuda humanitaria a EEUU contra covid 19: si el gobierno de EEUU está radicalizado contra la administración de Maduro, no necesariamente lo está todo el pueblo estadounidense. Entonces, un gesto humanitario de Venezuela bien puede hacer abrir los ojos a amplios sectores de la sociedad de EEUU y factores políticos respecto a la falsedad de la narco-acusación y a la necesidad de rectificación hacia una política exterior constructiva hacia nuestro país. Trágicamente EEUU se ha convertido en la nación con más enfermos de coronavirus en el mundo y es evidente que necesitan ayuda urgente para sobrevivir a la pandemia. Desde Venezuela se les puede dar clases de cuarentena social como método efectivo para reducir contagios por covid 19. 

3.- Incrementar la multipolaridad para contrarrestar la narco-acusación: ya que el gobierno de Trump se ha ensañado contra Venezuela y que sus medidas contra el gobierno de Maduro salpican a 30 millones de venezolanos, hay que fortalecer relaciones con otras potencias mundiales, no solo las que desde hace tiempo respaldan a nuestra nación si no también aquellas que son aliadas de EEUU pero no acompañan incondicionalmente todas las políticas yanquis, por ejemplo, si la Unión Europea discrepa con EEUU en el tratamiento a Irán y Cuba, bien pudiera desbloquear a Venezuela si nuestra diplomacia trabaja con alianzas en función de ello.

25 marzo, 2020

Acuerdo entre Guaidó y Maduro contra Coronavirus


Resultado de imagen para coronavirus
Jesús Silva R.

Esta propuesta de "Acuerdo de acción unitaria contra el Coronavirus" entre Juan Guaidó y Nicolás Maduro puede salvar a Venezuela de una mortandad incalculable. Propongo como puntos del documento que ambos deben firmar en cadena nacional de radio, televisión y redes sociales, lo siguiente:

Primero: ambos líderes se reconocen como aliados legítimos en la lucha unitaria contra el Coronavirus y por lo tanto suspenden toda forma de combate político o pelea sobre los cargos para los cuales fueron electos hasta que cese la pandemia; y así lo harán saber a la comunidad nacional e internacional para que colaboren con este acuerdo.

Segundo: ambos líderes trabajarán mancomunadamente para el inmediato levantamiento de sanciones extranjeras contra Venezuela a fin de que la República pueda libremente realizar todos los actos destinados a abastecerse de recursos materiales, financieros y humanos para enfrentar el Coronavirus y los problemas asociados a éste.

Tercero: mediante indulto o amnistía, se liberará a todos los opositores y socialistas críticos que estén presos, y cesará toda persecución penal contra los que estén imputados o acusados, siempre que no se trate de delitos en los que la Constitución prohíba beneficios (art 29 CRBV).

Cuarto: se celebrarán elecciones generales, libres, competitivas, bajo observación internacional, con un nuevo CNE equilibrado, con todos los partidos políticos habilitados, acatando el ordenamiento constitucional y legal venezolano, dentro del plazo de seis meses contados a partir de la superación total y absoluta de la pandemia del Coronavirus.

Quinto: todo lo no previsto en este acuerdo será resuelto entre ambas partes según los principios de la Constitución Nacional, la Carta de las Naciones Unidas (especialmente su artículo 33 sobre arbitraje, resolución pacífica de conflictos,etc) y el interés nacional, excluyendo todo tipo de sanciones o acciones extranjeras o internas que constituyan agresión económica o armada contra Venezuela.

Justificación del "Acuerdo de acción unitaria contra el Coronavirus". Frente al mortal Coronavirus que se encamina a igualar a otras pandemias como la gripe española que hace 100 años mató a 50 millones de personas o a la más antigua y letal peste bubónica que asesinó cerca de un tercio de la población mundial, Venezuela debe dar un paso al frente uniendo todas las fuerzas posibles en función de enfrentar de la mejor manera la calamidad del Covid 19.

Es en este contexto de crisis agravada por la pandemia, que el país debe abandonar la confrontación política interna y dejar a un lado rencores, prejuicios y discriminación entre opositores y socialistas para trabajar unidos por el interés nacional e impedir que el Coronavirus escale a números mayores de enfermos y fallecidos como ha ocurrido en países del llamado primer mundo que poseen sistemas de salud mucho más robustos que el venezolano.

En esa unión requerida para la contingencia actual, el liderazgo político nacional, de ambos polos, puede y debe dar el ejemplo. De modo que ya es hora de un diálogo con metas claras entre el líder opositor Juan Guaidó y el primer mandatario Nicolás Maduro. La agenda debe contener acuerdos concretos que le permitan a la nación elevar sus capacidades para enfrentar el Covid 19, sobre todo, cuando el toque de queda implementado por los cuerpos represivos militares y policiales sean insuficientes para controlar el problema, es decir, una vez que inevitablemente (es cuestión de tiempo) la cifra de contagios sea voluminosa, y sea urgente disponer de una infraestructura y recursos de salud ampliados para encarar el desafío de atender a miles de pacientes y salvar vidas.

Obtener más medicinas, más recintos de salud habilitados, más médicos actuando, todo ello requiere más dinero invertido para tales fines así como canales comerciales y bancarios desbloqueados a nivel internacional para adquirir los recursos ofrecidos por otros países. Hacer esto posible depende de un acuerdo político entre Guaidó y Maduro que indudablemente toda Venezuela agradecerá porque nace de la vocación humanitaria que ambos personajes demostrarán si en efecto celebran el encuentro que aquí se propone.

23 marzo, 2020

Coronavirus fabricado en Estados Unidos


Resultado de imagen para coronavirus


Jesús Silva R.

Un arma biológica de guerra, creada en laboratorios por científicos en los Estados Unidos de América, eso es el peligroso y mortal coronavirus de acuerdo a la opinión de acreditados expertos y destacados personajes, varios de ellos de nacionalidad estadounidense.

Como punto previo, se debe mencionar que en Venezuela, merece elogio y reconocimiento la medida del gobierno de Nicolás Maduro respecto a la aplicación de una temprana cuarentena total que persigue disminuir el contagio del coronavirus y así evitar la pandemia. A todas luces el distanciamiento social entre ciudadanos es la acción más efectiva para atender esta problemática. Adicionalmente, como revolucionarios venezolanos, exigimos el levantamiento de las ilegales sanciones estadounidenses contra nuestra patria y demás estados bloqueados en virtud de elementales razones humanitarias.

Ahora bien, es público y notorio que el coronavirus puede matar más personas que una bomba nuclear porque es altamente contagioso y ya ha golpeado a cientos de miles de seres humanos en casi todos los países del mundo. Tan grave y compleja es la situación causada por el también llamado COVID19, que es imposible saber hoy cuando se terminará la pandemia, cuántas personas más serán afectadas o cuándo existirá una vacuna. Y más dramático todavía, el día que exista la vacuna ¿estará al alcance de los pobres?

Que el coronavirus se haya dado a conocer en China o que el primer brote ocurriera en la ciudad de Wuhan, no garantiza que su origen esté en ese país. Pudo ser sembrado allí por algún grupo terrorista o gobierno interesado en causar daño a la nación comercialmente más poderosa del mundo. Siendo esto así, cito lo que frecuentemente opinamos los abogados penalistas “el principal sospechoso de un delito es aquel que más se beneficia del mismo”. Justo es exigir una investigación internacional exhaustiva que determine definitivamente el origen del COVID19 pues de ahí podría obtenerse el antídoto para la prevención y sanación. 

Es evidente que en las circunstancias actuales, quien tenga la cura contra el coronavirus podría dominar el globo terráqueo. Desde nuestra cosmovisión socialista, la esperada vacuna debería ponerse gratuitamente a la orden de todos los países para salvar vidas, sin embargo en el contexto del capitalismo internacional sospecho que será utilizada para la venta por emporios transnacionales o, lo que es peor, será manipulada geopolíticamente, es decir, unos gobiernos la usarán para someter a otros.

En el presente, es preocupante la actuación controversial de muchos gobiernos de países capitalistas los cuales se niegan a implementar una cuarentena radical en la población, argumentando que esto afectaría gravemente sus economías. Es como si el dinero les importara más que el contagio y fallecimiento de millones de personas.

Finalmente, como evidencia testimonial que fundamenta a este artículo, presento una primera lista de personalidades que señalan públicamente a EEUU como verdadero lugar de origen del coronavirus y el propósito de guerra biológica:

1) Francis Boyle, estadounidense, profesor de Derecho, redactor de la Ley de Antiterrorismo contra Armas Biológicas (BioWeapons)
2) Philip Giraldi, estadounidense, exfuncionario de la CIA, artículo del 05-03-20 en the Strategic Culture Foundation
3) Kevin Barrett, estadounidense, periodista. “Guerra biológica creada por EEUU e Israel”
4) Zhao Lijian, vocero de cancillería china, “mucha evidencia de COVID creado en EEUU”
5) 101 médicos iraníes en enfermedades infecciosas y pulmonares. Carta pública
6) Mahmoud Ahmadinejad, expresidente de Irán, “coronavirus fue creado en un laboratorio”

19 marzo, 2020

La patria tiene un ojo hinchado

Jesús Silva R.

"Es demasiado rápido, no tiene sentido continuar". Así le dijo el entrenador Nacho Beristain a Óscar De La Hoya, segundos antes de comenzar el noveno round de su pelea contra un entonces poco famoso Manny Pacquiao. Óscar era más grande y fuerte pero demasiado viejo y se desplazaba en cámara lenta. Manny, era enano y de brazos cortos, pero se movía tan veloz como el ratón de comiquitas "Speedy González" y se hallaba en el esplendor de sus facultades boxísticas  impulsado por la juventud, divino tesoro.

Este ejemplo se repite en otros escenarios de la vida, como cuando tercamente corro con mi chancleta detrás de una cucaracha que ampliamente me supera en velocidad y al final se oculta bajo la nevera. Para eliminarla, cambio de estrategia y apelo al insecticida porque entiendo que en guerra de rapidez nunca le voy a ganar.

Pero hay casos de rango nacional que están todavía por resolver y no son materia de chiste ni sarcasmo...

Como cuando en las estructuras burocráticas, el profesional excelente se ve desplazado por otro que es mediocre en el trabajo pero fantástico en la adulación al jefe. La nación entera paga las consecuencias con malos servicios públicos.

O como cuando el pueblo busca construir el poder comunal soñado por Hugo Chávez, pero un neonato gobierno comunitario (de burócratas) le arranca competencias previstas en la ley y afianza una usurpación de funciones. ¿Dónde están hoy las comunas y consejos comunales que un angustiado Chávez reclamaba meses antes de su muerte?

O como cuando suben los sueldos, pero los precios se elevan a mayor velocidad en la vigente locura de la dolarización de facto que actualmente nos arropa.

Me niego a creer que estas son batallas perdidas o peleas de burro con tigre como dicen los llaneros. 

Pues a diferencia del anciano De La Hoya, que tiró la toalla en aquella pelea y con un sólo ojo vio el final de su carrera (el otro ojo se lo cerró Pacquiao a puño limpio); el pueblo de Venezuela (hoy con un ojo hinchado en el ámbito económico, político y social) no puede rendirse frente a la guerra económica, al bloqueo imperialista, ni a la traición de apátridas que piden la invasión extranjera.

Tampoco puede esta patria bolivariana y rebelde firmar un cheque en blanco a pretendidos apóstoles que (paseándose con costosas prendas de lino rojo y viajando en lujosas camionetas japonesas del año) son sordos al grito del pobre, maltratan al soberano de a pie, consolidan el burocratismo y contribuyen (por acción o por omisión) con la corrupción que ha desgarrado a PDVSA y a otras dependencias nacionales.

Para retomar la senda del socialismo chavista, del buen vivir, de aquella clase media que tenía poder adquisitivo proveniente de su trabajo honesto, de aquel estrato popular que llenaba su carrito de supermercado pagando con cesta ticket, hace falta darle respeto y participación efectiva al pueblo, tanto en la acción política como en la económica, en alianza con un gobierno Revolucionario (con R mayúscula). 

Urge rescatar el valor del trabajo, dignificar el sueldo, fomentar la producción de la pequeña y mediana empresa, priorizar la organización comunal, fomentar debate abierto, tolerar la crítica y ensayar una autocrítica gubernamental traducida en rectificaciones concretas.

La trampa de un neoliberalismo encubierto, que libera precios y choca copas de vino con grandes empresarios que especulan impunemente, puede enterrar el legado de Hugo.

Tolerar a oligarcas importadores cometiendo masivos delitos de usura en la venta de alimentos y medicinas, no dará gobernabilidad ni paz porque el pueblo se cansa y puede estallar, ni será esta la fórmula sanadora para la enferma economía venezolana. 

Urgente es retomar el concepto original del socialismo, que nosotros, revolucionarios de a pie, seguimos defendiendo incondicionalmente: un modelo de Estado en el cual la clase trabajadora asume el poder económico y desde esa posición ejerce el poder político. Es tiempo de menos sectarismo y más inclusión. No habrá persecución política con fachada judicial que nos empuje a la derecha. Está historia continuará.

12 marzo, 2020

Video picante contra la polarización

Jesús Silva R.
Una voluptuosa e inteligente artista venezolana de la que estoy enamorado desde hace tiempo (y con la que me encantaría casarme este año ahora que estoy felizmente divorciado) fue estrella de un video que hizo arder las redes sociales. Mi candidatura a Rector de la UCV sirvió como plataforma para que su figura lograra más de un millón de vistas en Twitter, facebook e Instagram. Con diminuta vestimenta, mi musa declaró con picardía: “Jesús Silva, unos dicen que es capitalista, otros dicen que es comunista, pero él lo que es, es un optimista (…) que cree en gente como yo, trabajadora, luchadora (…) así que se acaba la polarización”.
VER EN TWITTER: 

Nadie tira piedras a un árbol que no da frutos. No responderé mediáticamente a calumnias porque no le daré ranking a mitómanos ni a mitómanas sin vida propia ni obra que mostrar, tampoco a quienes me atacan por mi video con una dama y sus “grandes lolas”. Más bien hablaré de lo valioso de mi “Opera Prima” audiovisual. Mientras Lorenzo Mendoza con su empresa Polar explota el cuerpo de lindas muchachas para promover su bebida bochinchera y nadie lo imputa por ello, yo aún sorteo una cacería de brujas por supuestamente valerme de lo mismo en mi aspiración a Rector. Sin embargo, a diferencia del camarada Lorenzo (creo que es madurista), en mi caso, presenté un sólido mensaje de diálogo, reconciliación y unión entre los venezolanos, repito: “que se acabe la polarización”.
Nadie más en la vida pública parece hacer un esfuerzo concreto y a gran escala por aconsejar la eliminación del odio político que divide a la nación. La despolarización no da votos ni excita a la fanaticada. Sin embargo, ojalá en altas esferas se entienda que un pueblo viviendo la crisis más aguda de su historia, no puede vivir “polarizado” porque necesita comer y para conseguir comida hoy, hay que unirse (como en época cavernícola de la caza, la pesca y la recolección de frutas).
El pueblo vive la destrucción del poder adquisitivo y del irrisorio salario, el éxodo de millones de compatriotas, la hiperinflación y demás infortunios. Ante semejante crisis, poco importa ya si usted es opositor, chavista, comunista o capitalista. Aquí la prioridad es trabajar unidos como sociedad sin más peleas absurdas y desde ese escenario: rescatar a Venezuela.
Toda forma de discriminación política debe desaparecer, venga del sector público o del sector privado. En este territorio la única opción es convivir o perecer. A quienes tienen peso para influir sobre Venezuela, les aconsejo: pongan el interés nacional primero, provean al país de una solución constitucional y electoral a la crisis nacional, sometan una nueva Constitución a referendo popular. Y pongan fecha a las elecciones universitarias con voto sectorizado y paritario.
También, de mutuo acuerdo, designen a los miembros de un nuevo CNE independiente, procuren la despolarización nacional con buenas palabras y buenas acciones, pero sobre todo acepten la voluntad del pueblo expresada en el voto, cualquiera que esta sea. Lo que más le falta al país para resurgir como Ave Fenix es darse un baño de tolerancia y despolarización.
Bendito sea aquel video picante que me permitió decir, de forma inolvidable para toda Venezuela, que la polarización está condenada al fracaso político, jurídico y cultural. Sus promotores están a tiempo de rectificar. Tal vez yo vuelva a la “palestra” con otro video y otra campaña electoral, todo tiene su hora bajo el cielo.
Hagamos realidad una revolución nacional que sea humanista, solidaria, tolerante, realmente feminista y anti-puritana; que se respete el debido proceso constitucional a todo nivel, el derecho al libre desenvolvimiento de la personalidad y la libertad de expresión, sobremanera cuando la ejercen revolucionarios que por su irreverencia caen mal a las élites, esos a los que llaman “electrones libres”.


07 marzo, 2020

Nuevo rector presidente del CNE

Jesús Silva R.
Independiente, imparcial, impoluto, apolítico, casi celestial. Así debe ser el nuevo rector presidente del Consejo Nacional Electoral de Venezuela. Que no sea ficha de nadie y que lo nombren por meritocracia. Tolerado por el gobierno, respetado por la oposición, reconocido por Estados Unidos, la Unión Europea, el Grupo de Lima y Japón. Que tambien lo avale Rusia, China, Irán, Cuba y los demás países latinoamericanos con gobiernos de izquierda que aún quedan en la región.
Que VTV lo exhiba pero sin hacerlo ver como empleado del gobierno ni militante del Psuv. Que tampoco acepte ir a cócteles vespertinos en embajadas capitalistas porque la mujer del César debe parecer honesta.
La pregunta es si este ciudadano existe en Venezuela, el país políticamente más polarizado del mundo. Y si existiere, el desafío es que los grupos de poder, de lado y lado, se decidan a su nombramiento; porque la tentación de controlar el CNE es muy grande e inclusive compromete la supervivencia de las cúpulas políticas alérgicas a la democracia liberal, la división de poderes, el «check and balances» y etc.
Ese venezolano ideal, que tendrá el voto decisivo en el CNE, deberá convivir con un directorio teóricamente conformado por dos miembros pro gobierno y dos pro oposición. Sus desafíos son inmensos, en 2020 debe garantizar condiciones electorales satisfactorias para los comicios de la Asamblea Nacional.
Un tema inevitable es la legalización de todos los partidos políticos. Si hay arlequines sin pueblo con partidos de maletín legalizados por la vía «express», cuesta explicar que los «chicos malos» no tengan partidos legales por supuesta falta de firmas. El nuevo procer del CNE tendrá que resolver esto convincentemente o no conquistará prestigio en su cargo.
Llevar el barco electoral a buen puerto este año, es decir, hacer que oposición y gobierno queden conformes, prácticamente lo consagraría como rector. No es fácil revivir el entusiasmo votante de toda una nación fatigada por problemas de todo tipo.
Alerta, hay muchos chavistas descontentos por crisis económica que ya hablan de abstenerse este año. Hay opositores convencidos de que existe trampa en el CNE y por lo tanto tampoco quieren votar.
Una baja participación electoral sería como un gancho de izquierda al hígado de la patria en sus aspiraciones de que EEUU y sus aliados eliminen las ilegales sanciones económicas. Dicho de otro modo, las elecciones legislativas deben ser políticamente eficientes con más de la mitad del padrón electoral votando o de lo contrario la situación del país no mejorará en el contexto internacional.
Al conflictivo año 2020, se le agrega el pleito de las «dos directivas» de la Asamblea Nacional. La encabezada por Guaidó no designará al nuevo CNE porque la directriz de EEUU es no reconocer a las instituciones venezolanas. Además el TSJ dice que el parlamento está en desacato y por ende todas sus actuaciones son nulas.
Tampoco será Luis Parra, como jefe del legislativo, quien firme nombramiento del nuevo CNE porque se sabe que no tiene suficientes diputados para ello y habrá más controversia. Ni Parra ni Guaidó se mandan a sí mismos, ellos obedecen a sus jefes políticos, por lo tanto jamás se unirán para designar un CNE.
Todo indica que el TSJ, por vía constitucional de omisión legislativa, es quien está en mejores condiciones para nombrar al CNE. Jurídicamente tiene facultad para ello y sólo faltaría el visto bueno de oposición y gobierno para que el nuevo poder electoral tenga nuevos rectores en un escenario de tregua política que le permita trabajar y que sus decisiones gocen de respeto ante nuestro país y más allá.
¿Cuál será la posición de este alto funcionario ante el constitucionalmente factible referendo revocatorio presidencial de 2021?
¿Qué dirá este nuevo burócrata sobre un posible llamado, o ausencia de llamado, a elecciones generales que formule la Asamblea Nacional Constituyente si se sigue la doctrina constitucional de 1999?
¿Tendrá coraje para pronunciarse? Y voy más lejos con mi pregunta ¿hará algo?
En resumen, el nuevo rector presidente del CNE tendrá la credibilidad que emane de su ejemplo pues como dice la santa palabra: por sus actos los conoceréis. Está historia continuará…

28 febrero, 2020

Elecciones universitarias ahora sin fecha


Jesús Silva R.

La sentencia N° 0047-2020 del 27-02-2020 de la sala constitucional del TSJ suspende la medida cautelar de “ultimátum” para elecciones universitarias. El fallo judicial no pone fecha límite para tales comicios y cede parcialmente al ministerio de educación superior la vigilancia sobre la celebración de ese proceso electoral. Respeto a las instituciones venezolanas, especialmente las decisiones judiciales de la honorable sala, incluso cuando no las comparto. 

Al TSJ y al pre mencionado ministerio les deseo la mejor de las suertes en esta nueva fórmula para intentar resolver la problemática de la educación superior del país, en el caso de la UCV, deterioro general grave  y 12 años sin elecciones, más los que pudieran sumarse.

Quiero agradecer a los y las valientes que me acompañaron en la revolucionaria candidatura a rector de la UCV, no importa el hombre que encabezó esa empresa sino las ideas de cambio que vertimos en la población ucevista. No es posible precisar hoy el tiempo que pueda tomar hacer elecciones en UCV, en mi criterio quienes gobiernan esa casa no van a cooperar nunca pues desprecian el voto universal caracterizado por una persona, un voto. Igualmente repudian que empleados y obreros voten.

Pueden pasar años y la cúpula gobernante en UCV no modificará los privilegios que les mantienen en el poder, por ejemplo que el voto de un profesor equivalga al de cuarenta estudiantes. Es evidente que la suspensión de las elecciones, inyecta euforia y triunfalismo en la élite beneficiada. Ahora su aspiración será procurar que una nueva sentencia le restituya el “super voto” a los profesores, tanto así que varios colegas atrevidos me plantean: “podemos negociar que el voto de un docente se equipare al voto de 20 estudiantes”. Esto sería perpetuar el ventajismo.

Ahora que no hay presión judicial para fecha electoral, mi mayor deseo es que el lobby ucevista no logre su aspiración de revivir el voto profesoral elitesco. Anhelo que los preceptos de universalidad y sectorización del voto universitarios sobrevivan porque el mayor enemigo de la ciencia del derecho y la jurisprudencia son los poderes fácticos, entre ellos la política. 

Como docente universitario en UCV, ya vi morir una pretendida nueva ley de universidades que fue satanizada hace algunos años. Ello significó una parálisis de la transformación universitaria hasta que la sentencia 0324 del TSJ en agosto de 2019 revivió esperanzas.

No puedo callar mi preocupación por tantos obreros, empleados, estudiantes, profesores y egresados que con coraje apoyaron nuestra candidatura rectoral revolucionaria en UCV y que mañana serán perseguidos por las autoridades monárquicas y despóticas. Ojalá el humanismo y la ética prevalezcan en la derecha rectoral y sus operadores. Tal vez pido demasiado. Nuestra gente fue como Salvador Allende con la Constitución chilena en la mano y los derechistas fueron Pinochet con sus aviones militares. ¿Quién los apoya dentro de nuestro gobierno bolivariano?

A pesar de este episodio infeliz, el sueño de una universidad incluyente, moderna y productiva sigue vigente. Aspiro un futuro en que la UCV no siga siendo una burbuja donde jóvenes con ideas de solidaridad social, luego se convierten en sujetos llenos de individualismo y prioridad de lucro personal. 

En mis 22 años como profesor universitario observé adolescentes ser ideologizados negativamente por sus referentes, es decir, profesores y compañeros de estudio de grado más avanzado. Ellos vieron al profesor socialista andar a pie y lo compararon con el profesor opositor andando en carro; terminaron por concluir que había que ser de derecha porque de ese lado estaba el éxito profesional y la riqueza. Podría mencionar más ejemplos tristes que tuve en mi aula.

Es mucho lo que tiene que cambiar en las universidades autónomas para inculcar valores y principios de colectivismo, para realmente servir al interés nacional. Pero ello sólo será posible con una jefatura interna conectada con las legítimas aspiraciones del pueblo y no al grosero servicio de la oligarquía. Ahora que el tema electoral queda en el campo de lo futuro e incierto, sólo me resta dejar muy claro que de nuestro lado revolucionario son grandes las reservas de valentía y perseverancia para seguir luchando por la democracia popular universitaria.


24 febrero, 2020

Retos entre Trump, Guaidó y Maduro


Jesús Silva R.

Trump no dio rueda de prensa con Guaidó en la Casa Blanca como se estila con jefes de otros países, parece que no desea detallar la política que desarrollará hacia Venezuela en los meses venideros. Trump no abandonará las sanciones económicas ni las presiones diplomáticas contra Maduro, pero es factible “flexibilizar” la hostilidad de Washington con “acuerdos parciales” entre las administraciones de Trump y de Maduro, con la participación de la “oposición dura”, por ahora, encabezada por Guaidó.

En la agenda de “acuerdos parciales” está la celebración de elecciones legislativas venezolanas, que aunque no satisface a Trump, si puede mejorar el panorama diplomático. Esto si se designa un nuevo CNE con representantes de los principales sectores políticos del país y se desarrollan comicios que permitan una nueva asamblea nacional plural con izquierdistas, centristas y derechistas. Si ello ocurre pronto, existirá revivirá la esperanza de diálogo efectivo entre Caracas y Washington.

Para esta fecha, Trump entiende que seguir asfixiando económicamente a Venezuela no derrocará a Maduro y que la oposición venezolana no tiene fuerza para provocar un alzamiento militar ni un estallido social que detone un quiebre político. A criterio de Trump el bloqueo le facilita a Miraflores una retórica de justificación a los problemas como históricamente ha sucedido con Cuba. No obstante, nadie debería menospreciar que para el venezolano de a pie la confiscación de CITGO, Monomeros, reservas en oro, y otros, significa agresión al país y a su bolsillo.

En este año, Maduro tiene el reto de aliviar tensiones internas, puede lograrlo si impulsa políticamente un nuevo CNE plural y elecciones legislativas con participación de todos los partidos políticos, especialmente los que más lo adversan. Es menester reconocer que los dirigentes opositores que comenten delitos tienen una responsabilidad penal individual pero las toldas opositoras deben seguir existiendo sin trabas burocráticas. Una apertura política de este tipo, desarticulará a la oposición dura que predica el abstencionismo electoral con 4 millones de creyentes.

2020 debería ser un año de flexibilización en lo político y en lo económico (bancarizar el dólar, eliminar impuestos excesivos a la clase media, etc.) que faciliten coexistencia entre polos contrarios. En lo político abrir canales para que todos participen electoralmente, tanto opositores duros como blandos, también conocidos como colaboracionistas; al igual que dispensar un trato más tolerante al llamado “chavismo crítico” o disidente. La liberación de políticos presos por delitos menores es una política que favorece el prestigio del gobierno que la promueve, como también es beneficioso dar espacio al debate interno, la crítica, en el entendido de que el poder militar e institucional está claramente consolidado a favor de Maduro en la presidencia. Hoy no hay guerrilla en Venezuela, ni guarimba, ni corriente divisionista organizada dentro del chavismo o nada parecido que represente una amenaza a la vanguardia que dirige a la nación. Esto es así por incapacidad política de la oposición y dispersión de los chavistas descontentos, que aunque numerosos, no están unidos, tal vez por sus grandes egos.

Procurar la ruta electoral exigiendo garantías es lo mejor que Guaidó puede hacer para sobrevivir políticamente dentro de Venezuela, su extensa gira internacional crea expectativas en el pueblo opositor pero tales pueden desvanecerse si al aterrizar en Maiquetía insiste con la misma agenda de las tres frases. Eso ya se agotó en 2019 y es hora de reinventarse, de creer en la posibilidad de “acumular fuerzas” y no orar más por una intervención militar norteamericana.
Por su lado Trump tiene gran posibilidad de ser reelegido y no correrá riesgos activando una opción armada contra Venezuela que dividiría la opinión pública del mundo y sobre todo la de EEUU, lo cual en geopolítica militar es lo que más pesa, aunque suene antipático decirlo.


24 enero, 2020

Solicitamos nueva Constitución en 2020

Jesús Silva R.

Karl Marx, influyente filósofo de nuestra cosmovisión, dijo que el Estado era "la violencia organizada de la clase dominante". Simón Bolívar, figura no menos significativa en nuestro pensamiento, planteó la inconveniencia del poder absoluto porque éste corrompe absolutamente. Partiendo de estos dos grandes personajes podemos afirmar que un Estado todopoderoso se traduce en la muerte de la democracia, es decir la imposibilidad de un gobierno del pueblo porque quien lleva el timón del Estado es el gobierno (un cónclave).

Demócratas hay en la izquierda y la derecha, ninguno puede convalidar un Estado con poder ilimitado porque aunque este se encuentre administrado por impolutos apóstoles, la sola ausencia de normas que lo aplaquen, promueve inevitablemente el abuso de los funcionarios frente a los ciudadanos no investidos de autoridad pública. 

La Constitución existe principalmente para sujetar a los burócratas, ellos representan al pueblo pero no son el pueblo y la única garantía de que la clase burocrática actúe al servicio de la totalidad de los ciudadanos es una Carta Magna que regule al poder funcionarial. 

Defendemos la Constitución, no como un fetiche u objeto de retórica, sino como la herramienta para intentar igualar en derechos a gobernantes y gobernados. Esto nunca ha sido logrado en ningún país del mundo totalmente, pero es un sueño al que hay que aproximarse y se llama Estado de Derecho. 

El desafío de la sociedad democrática es generar todo tipo de presión para que los poderosos violadores de la Constitución, no puedan mantener sus abusos. Las armas para enfrentar a la tiranía son la opinión pública, la educación, la asociación de los ciudadanos, el ejercicio vigoroso de la libertad de expresión, la participación, la denuncia, la invocación de las normas constitucionales y legales. 

Los pobres, los trabajadores, los no "enchufados" no estamos en la posición material de ser violadores de la Constitución, sobra poder que nos atropelle y en pocas palabras, no tenemos instrumento de fuerza para imponer nada. 

Venezuela tiene una Constitución libertaria, ella es el vehículo para hacer valer la democracia, que en la práctica significa que los que tienen el poder del Estado respeten a quienes no lo tenemos. La vía constitucional es la ruta pacífica para propiciar la felicidad de los pueblos y minimizar injusticias. Si repetidamente se viola o manipula la Constitución, se generan condiciones para que la masa busque su libertad y dignidad por vías no constitucionales, es decir, la violencia (tarde o temprano). 

Hugo Chávez hizo un gran aporte constitucional al país, ni sus enemigos pueden negar que la Asamblea Constituyente de 1999 fue elegida libremente y que la mayoría popular compró la oferta electoral del comandante. Pensemos en los principios y valores chavistas originales ante los retos actuales que vive nuestra aporreada democracia. 

Aquella Constituyente duró 6 meses, se autodisolvió y dio paso a un referendo de aprobación de nueva Carta Magna y acto seguido, elecciones generales para la renovación de los cinco poderes públicos. Chávez fue un demócrata y lo acompañaron los votos, se contó y ganó montones de veces en elecciones. 

Teniendo un año de electo presidente, Chávez aceptó ir nuevamente a elección presidencial porque la Constituyente así lo decidió. Hoy el poder constituyente tiene la oportunidad de dar un paso que emule la gesta de 1999, tenemos la certeza de que ello desmontaría el bloqueo de EEUU y sus aliados. 

A su vez, se requiere que el proyecto de nueva Constitución sea liberal y democrático, es decir, sin camisas ideológicas ni privilegios para unos, ni discriminación para otros. Defender la Constitución es impulsar inclusión social y convivencia.